lunes, 21 de enero de 2013

Las 7 hermanas, el Club Bilderberg y el Comité de los 300

                           
..
..

Las 7 hermanas, el Club Bilderberg y el Comité de los 300

   
..

..
   
El G300:
Los Dueños del Mundo son los creadores del Tratado de Kyoto

El más gigantesco saqueo de recursos naturales en la historia de la humanidad

Por Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC
Fundación Argentina de Ecología Científica

Este trabajo es una recopilación de datos que son de dominio público, aunque su difusión es muy limitada. Se han extractado grandes partes de libros y artículos publicados a lo largo de los años, cuyas referencias se dan al pie de cada capítulo. Sin embargo, la obra básica sobre el tema, en lengua Española, es el libro de Santiago Roque Alonso, “Cómo Funciona Realmente el Mundo”, publicado en Argentina por la Editorial Segunda Independencia ©, en junio de 2000. Aconsejo y aliento a los lectores a adquirir esta obra extraordinaria en librerías, o pedir informes a editorialsi@patriaargentina.org, o a editorialsi@uolsinectis.com.ar.

Primera Parte:

-Introducción

-Ordenando las piezas

-Las Siete Hermanas

-Complots y conspiraciones

-Guerras y Dinero-Mandrake

-Dinastías de Banqueros

Segunda Parte:

-El Club de los 1001

-La Familia Bronfman y la ADL

-Terrorismo Internacional

-El Círculo de la Droga

-Hong Kong, Gran Bretaña, y China Comunista

Tercera Parte:

-El Informe “Iron Mountain”

-El Movimiento Ecologista

-Hay Que “Podar” la Población

-El Genocidio de Ruanda

-Los Parques Nacionales – Vedados al Hombre

-El memorando NSSM-200

-Maurice Strong y el Fin del Mundo

-Conclusiones

Introducción

Como se demostrará en el informe, el Grupo de los 300, o G300 (así llamado por mí a falta de un nombre oficial más apropiado), es un grupo compuesto por alrededor de 300 a 400 personas que se conocen entre ellas personalmente, y determinan mediante su enorme poder económico y financiero, sus influencias políticas a través de funcionarios/empleados y agentes ubicados en posiciones clave, de los más importantes gobiernos del mundo, cuáles serán las políticas económicas, financieras y sociales que se implementarán cada año en el mundo.

Su poder alcanza a infiltrar todos los servicios secretos y agencias de seguridad del planeta, y los gobiernos o personajes que resultan molestos o inconvenientes a sus planes son eliminados de la manera más eficiente. Este grupo es el responsable del uso del movimiento ecologista como herramienta geopolítica para consolidar el nuevo status colonial al que han sometido a los países menos desarrollados. Su esquema básico de operaciones es la conformación de un cártel de bancos, entre los que se incluyen a diversos bancos Centrales del mundo. No hay poder económico o financiero que se les pueda oponer. Este grupo tiene la facultad de “crear dinero de la nada” (o el llamado dinero “Mandrake”) y corromper a cualquier persona que sea necesario.
subir.jpg
Dado que sus miembros están imbuidos de la eugenésica y racista filosofía maltusiana, el principal enemigo que reconocen es la población en crecimiento en los países del Tercer Mundo. Entre sus acciones más notables para eliminar a este enemigo, se cuentan las campañas y subsiguientes prohibiciones de productos que eran “demasiado útiles a la humanidad” y facilitaban su crecimiento, como el DDT, los CFC, diversas sustancias químicas fundamentales para el desarrollo industrial y la salubridad pública y finalmente el diseño y puesta en práctica del Protocolo de Kyoto tendiente a la reducción de la actividad industrial y comercial mundial.

Ordenando las piezas

Walter Rathenau, Canciller de la República de Weimar, escribió un artículo publicado el 24 de diciembre de 1921 en el Wiener Press, donde realizaba un sorprendente e indiscreto comentario que terminaría costándole la vida seis meses más tarde: “Solamente 300 hombres, cada uno de los cuales conoce personalmente a los otros, gobiernan Europa de facto. Ellos eligen a sus sucesores entre los miembros de su propio entorno. Esos hombres tienen en sus manos el poder para impedir o terminar con cualquier estado de cosas que consideren irracional.” [[1]]

En abril de 1922 Rathenau firmó el Tratado de Rapallo, por el cual Rusia perdonaba a Alemania los pagos de reparación de guerra a cambio de tecnología industrial. Inglaterra protestó airadamente porque el tratado había sido elaborado a sus espaldas y preveía el desarrollo de los campos petrolíferos de Bakú, sin intervención Británica, lo que favorecería enormemente a Alemania y perjudicaría de manera especial al grupo de 300 hombres que Rathenau denunciaba, y que otros analistas conocen como el “Comité de los 300”.

Walter Rathenau fue asesinado misteriosamente en junio de 1922, dos meses después de firmado el tratado con Rusia y seis meses después de haber osado mencionar públicamente la existencia del misterioso grupo. Los asesinos de Rathenau fueron arrestados de inmediato pero, de manera significativa, la policía anunció más tarde que se habían “suicidado”, de modo que los móviles del asesinato y sus instigadores permanecerán para siempre en el misterio. A partir de este suceso se perdió toda posibilidad de recuperación económica para Alemania y se inició de inmediato el declinar del valor del Marco alemán: en diciembre de 1922 el marco cotizaba 7592 por Dólar, y en enero de 1923 Alemania declaró en cesación de pago. Para noviembre de 1923, el Dólar cotizaba a 50 millones de Marcos. El G300 había desencadenado la mayor hiperinflación de la historia.

La semejanza de este asesinato con otros asesinatos políticos famosos es impactante. John Kennedy, Indira Ghandi, Olof Palme, cuyos autores intelectuales permanecen en el anonimato, indica que no es necesario tener una imaginación afiebrada para relacionarlos con un poder oculto en las sombras, al que se puede identificar genéricamente como el G300. Las personas molestas, que hacen declaraciones inoportunas, proponen políticas inconvenientes para el grupo, son peligrosas y deben ser eliminadas. La eliminación de estas personas son “medidas profilácticas” necesarias para la supervivencia de un especial modo de vida de unas pocas personas que se han apoderado virtualmente del mundo.

Las Siete Hermanas

En esa línea de eliminación de personas peligrosas se recuerdan otros casos resonantes como los misteriosos “accidentes” de aviación del presidente de Panamá, General Omar Torrijos, el del presidente de la entonces petrolera estatal Argentina YPF (hoy finalmente en manos privadas europeas), Estenssoro, cuando se negociaban arreglos comerciales que dejaban afuera del negocio a las famosas “Siete Hermanas” del petróleo, el cartel petrolero que hasta hoy maneja los precios y las políticas petroleras del mundo, por más que la OPEC pretenda ignorarlo.

Son estas Siete Hermanas quienes parecen estar ligadas a la muerte “accidental” (en otro avión) de Enrico Mattei, presidente de AGIP italiana, quien había negociado exitosamente un tratado petrolero y gasífero con Irán, demasiado favorable para la recuperación económica de Italia y altamente desfavorable para el cartel de las Siete Hermanas. Su fin era previsible después de negociar con Rusia la provisión de petróleo de la región de Bakú, pagadero con tubos de acero italianos que permitirían a los soviéticos construir el gasoducto hasta Europa Central y amenazar el monopolio de las Siete Hermanas en la región. Para ello se construyó una acería en el norte de Italia, pero en 1962, un mes después de entrar la fábrica en servicio, Enrico Mattei murió en un accidente de aviación sospechoso por demás, cuando planeaba reunirse con John Kennedy para llevar adelante negocios relativos al petróleo de los Estados Unidos –el que las Siete Hermanas consideran de su propiedad exclusiva.

¿Quiénes son las Siete Hermanas? Terminada la Primera Guerra Mundial, las compañías petroleras americanas de Rockefeller y las inglesas forcejeaban para apoderarse del control del negocio del petróleo mundial. En poco tiempo se dieron cuenta de lo poco conveniente que era luchar entre sí y se decidieron a facilitarse las cosas. Enviaron representantes a una reunión que se realizó en Achnacarry, Escocia, para formar un cartel petrolero en beneficio mutuo. En 1928 se llega al secreto “Convenio Achnacarry“que dejaba delimitado el reparto del mercado y las regiones de poder de cada uno de los integrantes del cartel. Las siete principales compañías integrantes del cartel, conocidas como las Siete Hermanas, eran la Esso (Standard Oil de New Jersey), Mobil (Standard Oil de New York), Gulf Oil, Texaco, Chevron (Standard Oil de California), y las dos compañías inglesas Royal Dutch Shell y la Anglo Iranian Oil Co., (más tarde la British Petroleum, o BP).

Pecaríamos de ingenuos si atribuyésemos estos (y otros) accidentes de aviación a la fatalidad o a un pobre mantenimiento mecánico. Tampoco es aventurado pensar que el “Resumen para Hacedores de Políticas”[*] del IPCC está redactado para consumo de los 300 personajes que se han apropiado del mundo. No para orientarles y permitirles tomar decisiones, sino como un mero placer visual al contemplar cómo sus planes van tomando forma, lentamente al principio, y más aceleradamente hacia el final. Después de todo, lo que hace y dice el IPCC no es nada más que seguir las instrucciones sumamente precisas del G300, a través de la muy aceitada cadena de mando que ha establecido a lo largo de los años.

Muchos se preguntarán si en realidad existe este grupo de gente que actúa muy discretamente desde las sombras, con total libertad y sobre todo con absoluta impunidad, o si esta no es más que “otra de las tantas historias” de complots y conspiraciones que pertenecen más al mundo de la ficción literaria de Ian Fleming o John LeCarré que a la vida real. De un rápido repaso de la historia del mundo se puede comprobar de manera fehaciente e incontrovertible que la única manera en que el mundo ha sido conducido hasta hoy ha sido a través de conspiraciones, complots y asociaciones ilícitas de toda clase y calaña, desde pequeñas sectas religiosas a las masónicas más renombradas, desde sociedades teosóficas, filosóficas, eugenésicas, esotéricas, astrológicas, satánicas; grupos filosófico-políticos como los Venecianos, Illuminatti, Hobbistas, Fabianos, etc.

Complots y Conspiraciones

El complot, la conspiración ha sido desde siempre el más eficaz método de acceder al poder y mantenerse en él, enriquecerse y crear más poder todavía para acumular más riquezas, en un círculo vicioso en donde las Revoluciones más famosas apenas si han sido cuartelazos donde sólo han cambiado los funcionarios. La riqueza y el Poder siempre se han mantenido fuera del alcance de las clases menos favorecidas, es decir, la clase media y la proletaria.

Hay quienes creen aún que la Democracia tiene los mecanismos y las instituciones apropiadas para defenderse y evitar ser copada por grupos sin escrúpulos como el G300, y tienen la tendencia a creer que los gobiernos pueden, como “representantes” del pueblo, controlar los precios y los salarios por medio de decretos y leyes; creen que las medidas de “corto plazo” pueden tener éxito para contribuir a la salud económica de una nación y que los gobiernos “democráticos” tienen la capacidad y habilidad de manejar los parámetros de las economías nacionales y, en armonía con otros gobiernos, los parámetros de las economías del mundo entero. En esta tónica, esta gente un tanto ingenua, también parece creer que las previsiones y artículos del Tratado de Kyoto pueden llegar a tener algún efecto sobre las emisiones de dióxido de carbono y los niveles de este gas en la atmósfera para detener un “no-problema” conocido como “calentamiento global” y el “catastrófico cambio climático”. Todo parece indicar que esta gente tiene una fuerte tendencia a creer en los Reyes Magos.

Guerras y Dinero Mandrake

Sigamos ordenando las piezas del rompecabezas. Los miembros del G300 son dueños de cientos de fundaciones “filantrópicas” y “sin ánimo de lucro”, que en realidad son una muy elegante manera de evitar pagar impuestos al gobierno y contribuir con ese dinero a financiar organizaciones que sigan sus precisas instrucciones para aumentar y consolidar su absoluto dominio de la economía mundial. También es el G300 el controlador del Cártel de Banqueros que controla las finanzas mundiales y dicta las políticas monetarias de los Bancos Centrales de cada nación del planeta, con excepción de algunos pequeños países fuera del sistema como Cuba, Laos, o que carecen de importancia en el concierto mundial.
subir.jpg
Se le ha dado llamar “Dinero Mandrake” al dinero que los banqueros, usando la magia del mago Mandrake, crean a partir de la nada. Esto va en contra de cualquiera de las leyes de la termodinámica, o de la naturaleza, en cuanto a que “nada se crea, todo se transforma”, por lo cual sería imposible crear riqueza de la nada. Pero los bancos sí pueden. El mecanismo es muy sencillo, pero si lo hace la gente común dará con sus huesos en prisión. Hace siglos los prestamistas comenzaron a guardar el oro, las joyas y monedas de los ricos en bóvedas a prueba de asaltos, y a cambio de ese servicio se les recompensaba con un cierto “interés”. Como la antigua religión Cristiana prohibía a los fieles prestar dinero a interés, ningún católico sentía deseos de prestar dinero y arriesgarse a que no se lo devolviesen y que su “amor al prójimo” les llevase a la ruina. Los cristianos no prestaban dinero, cosa que si hacían los judíos ya que no tenían esa restricción en su religión. Ellos podían practicar la usura sin límites mientras no fuese con otro judío, con lo que demostraban ser más prácticos y más inteligentes que los cristianos. De allí que las dinastías banqueras tengan un reconocido origen judío.

Los banqueros también se dieron cuenta de que sus clientes les pedían en devolución un pro-medio del 10% de las monedas de oro entregadas en depósito, de modo que comenzaron a prestar el 90% del capital entregado en custodia sin conocimiento de sus patrocinadores. De esa forma, por ejemplo, prestaban esas 90 monedas de oro, sabiendo (o esperando) que se las devolverían en tiempo y forma, con un suculento interés que compensaba la angustia de correr el riesgo de que sus depositantes supiesen del juego y fuesen hasta su banco para exigir la devolución de las monedas.

Para minimizar el riesgo de no contar con las monedas suficientes para devolver en caso de un reclamo inesperado, rara vez hacían los préstamos en metálico, es decir las monedas de oro en sí, sino que lo hacían en forma de “promesas de pago” escritas sobre un papel vistoso, lo que hoy se conoce como “pagaré”, “cheque”, “billetes de banco” o más comúnmente “papel moneda”. Todas esas formas financieras de pago no son sino “promesas de pagar una cierta cantidad de oro cuando sea reclamada”. Con ese mecanismo, los banqueros podían multiplicar su capital de manera virtual hasta el infinito porque esas 90 monedas de oro servían para “garantizar” innumerables operaciones de 90 monedas, de las cuales sólo se les reclamarían 10, de vez en cuando, de acuerdo a la experiencia comprobada.

Así era frecuente que de las originales 100 monedas de oro, el banquero hubiese realizado préstamos por un valor de 1.000 o 10.000 o un millón de monedas. Lo importante era que el deudor pagase en el plazo su préstamo para no correr el riesgo de no poder entregar el 10% del dinero reclamable por los depositantes. Se comprueba con claridad que en pocos años de “honesta” actividad bancaria un capital inicial de 100 monedas de oro se podía convertir en un capital nominal de un millón de monedas de las cuales 999.990 habían sido creadas de la nada, pero hechas realidad por los que habían pagado sus préstamos en tiempo y forma.

Es fácil imaginar que todo el sistema financiero es tan frágil como una pompa de jabón donde está encerrada esa cosa tan volátil que se llama Confianza, vigilada muy de cerca por esos hermanos que se llaman Miedo y Pánico. Normalmente, confianza mantiene a los hermanos “Miedo y Pánico” a prudente distancia, pero si alguna noticia permite que “Miedo y Pánico” salten sobre “Confianza”, entonces el sistema financiero mundial, esa pompa de jabón que flota en una selva de alfileres, se desvanecerá en el aire dejando una hecatombe social en pleno desarrollo. El sistema bancario, se vendrá abajo como un castillo de naipes.

Las técnicas financieras fueron variando y perfeccionándose hasta nuestros días, en que los banqueros hacen que sus pérdidas sean afrontadas por los gobiernos. Los banqueros tienen “simpatizantes” en los Congresos de todas partes del mundo que se ocuparon ya en el pasado de emitir leyes que “protegerían” a los depositantes de los desaciertos de los banqueros, haciendo que el Estado garantizara los fondos depositados en los bancos. Claro que para eso usan el dinero de los depositantes, que son quienes forman el Estado. Los banqueros jamás pierden. Se cobran del dinero de la gente. Toda la nación Argentina lo pudo comprobar como consecuencia de la crisis financiera de diciembre del 2001. Los bancos, avisados de antemano, se apoderaron de los depósitos de sus ingenuos clientes y los enviaron al exterior en efectivo. Contenedores enteros de dólares en billetes. Cientos de toneladas de billetes. Millones de sueños argentinos perdidos para siempre. Cuando los jueces hicieron abrir las bóvedas de los bancos para embargar dinero en efectivo, no hallaron ni siquiera el queso para los ratones. Quienes tienen la mala suerte de ser asiduos concurrentes a los casinos lo tienen muy claro: ¡la Banca jamás pierde!

Dinastías de banqueros

Todo comienza con la fundación de las dinastías de banqueros en Europa, en especial las dinastías Rothschild, Baring, Warburg, Lazard, Selignam, Schroder, Speyer, Morgan, etc. También forma parte de la historia del cartel de banqueros la creación del Banco de Inglaterra, que necesitaba canalizar las ganancias logradas por la Revolución Industrial y su incipiente Imperio Colonial, hacia actividades que consolidaran el Imperio y la dominación de mercados a escala mundial. El Banco de Inglaterra se creó para financiar las guerras coloniales de conquista de territorios, y más tarde para las guerras entre estados europeos, como las Napoleónicas, la Franco-Prusiana de 1870 y la I y II Guerra Mundial.
subir.jpg
Los banqueros, reunidos en cártel financiero, decidían a quienes apoyar con sus préstamos y a quienes hundir negándoles su ayuda. Se recuerda que la viuda de Meyer Amschel Rothschild, el fundador de la dinastía Rothschild, escribió en 1847: “No se preocupe; no habrá guerra en Europa. Mis hijos no prestarán el dinero para ello.”

El historiador y analista W. Cleon Skousen describe en su libro “El Capitalista Desnudo” [[2]], el desarrollo de las dinastías financieras de J. P. Morgan y los Rockefeller en los Estados Unidos y la manera en que consiguen crear el sistema de la Reserva Federal de los EE.UU., y usarlo en su propio beneficio. Se pregunta el autor “¿Quién controla la Reserva Federal?, ¿Cuáles son las metas de la Reserva Federal y de los demás bancos centrales? ¿Cuáles son las metas de las familias de banqueros internacionales que controlan a los bancos centrales?” Inquietantes preguntas, por cierto, pero mucho más lo son las respuestas. En cuanto a “quien controla a la Reserva Federal”, Skousen prefiere explicar primero quien no la controla: el gobierno de los EE.UU., y lo explica: “Según lo hemos señalado antes, en Inglaterra las dinastías de las ‘familias de banqueros’ establecieron su control monopólico sobre las finanzas cuando fundaron al Banco de Inglaterra como una institución privada con la apariencia de una institución gubernamental oficial. Se habían creado centros de control financiero similares en Francia, Alemania, Italia y Suiza.”

Más tarde nos explica que el sistema de la Reserva Federal está compuesto de doce “Bancos Nacionales” aunque el único que tiene alguna importancia es el de la ciudad de Nueva York. Según Skousen, “este banco fue siempre administrado por alguien que congeniara por entero con los intereses de los bancos internacionales”. Se refiere al primer presidente de la Reserva Federal de Nueva York, Benjamín Strong diciendo: “Strong debía su carrera a los favores del Banco Morgan… en 1914 fue designado presidente del banco Reserva Federal de Nueva York, nombrado conjuntamente por Morgan y por Kuhn, Loeb y Compañía. Dos años más tarde Strong conoció a Montagu Norman y en esa ocasión acordaron inmediatamente colaborar bajo prácticas financieras que ambos reverenciaban.” [[3]]

Montagu Norman era entonces el presidente del Banco de Inglaterra, y el mentor de J.P. Morgan, quien le reverenciaba por haber sido el promotor de su carrera como banquero. Pero lo inquietante eran las “prácticas financieras reverenciadas” por la Reserva Federal y los demás bancos centrales. Los banqueros internacionales querían usar el poder financiero de Estados Unidos e Inglaterra para forzar a todos los otros países importantes a operar “a través de bancos centrales libres de todo control político, con capacidad para resolver todas las cuestiones financieras internacionales mediante mutuos convenios, sin interferencia alguna por parte de los gobiernos”. [[4]] Quigley describe las metas de más alto nivel de las dinastías de banqueros de la siguiente forma: “… nada menos que crear un sistema mundial de control financiero en manos privadas capaz de dominar al SISTEMA POLÍTICO de cada país y la ECONOMÍA DEL MUNDO, entendido como un todo. Este sistema debía controlarse a la manera feudal, con los bancos centrales del mundo actuando en forma concertada mediante convenios secretos fijados a partir de reuniones y conferencias frecuentes y privadas”.

El eje del sistema sería el Banco de Pagos Internacionales (BIS) con sede en Basilea, Suiza, conformado por un banco privado propiedad de los bancos centrales del mundo y controlado por ellos, los que a su vez constituían sociedades privadas. En manos de hombres del calibre de Montagu Norman del Banco de Inglaterra, Benjamín Strong de la Reserva Federal de Nueva York, Charles Rist del Banco de Francia, y Hjalmar Schacht del Reichsbank, cada banco central buscaba dominar a su gobierno mediante su habilidad de controlar los préstamos al Tesoro, manipular divisas, influir en el nivel de la actividad económica del país y actuar sobre los políticos dispuestos a colaborar por medio de recompensas en el mundo de los negocios”. [[5]]

También se pregunta Skousen sobre las metas propias de las familias dinásticas de banqueros que han conformado el poderoso cartel de banqueros mundial que se ha adueñado de la economía del planeta. Nos asegura Skousen algo que eriza los cabellos de la nuca a cualquiera que creía vivir en un mundo donde “el pueblo elige sus representantes y es soberano en sus decisiones”: “Existe un creciente volumen de pruebas que corroboran que los altos centros de poder político y económico han estado forzando a toda la humanidad hacia una sociedad global, socialista, de orientación dictatorial. Lo más incomprensible es el hecho de que este desplazamiento hacia la dictadura, con su inevitable destrucción de mil años de luchas para lograr la libertad, está siendo tramada, promovida e implementada por los líderes y los súper millonarios de las naciones libres, cuyas posiciones de influencia los hacen aparecer como los principales beneficiarios de una sociedad de libre empresa, orientada hacia la propiedad, una sociedad abierta en la que se ha logrado tanto progreso. Sobre todo, ellos deberían saber que, para que este sistema sobreviva, deben preservarse la libertad de acción y la integridad del derecho de propiedad. ¿Por que, entonces, los supercapitalistas intentan destruir estos derechos?”

El Dr. Quigley, como iniciado y colaborador del G300 da una respuesta tan asombrosa que parece, a primera vista, virtualmente inconcebible. La lógica se hace evidente después que se reúnen y se integran todas las referencias dispersas que existen sobre el tema, es decir, cuando se comienza a distinguir la imagen siniestra que muestra el rompecabezas a medio armar: “Que la jerarquía mundial de la dinastía de banqueros y los súper millonarios tiene como meta es apoderarse de todo el planeta y que lo haría mediante una legislación socialista si viene al caso, pero sin rehuir tampoco recurrir a una revolución comunista si fuera necesario.”

El Sr. Skousen dedica una gran porción de su libro a describir la manera precisa en que las elites bancarias y financieras prepararon el terreno y llevaron al poder y luego consolidaron a Stalin y Lenin, en Rusia, a Hitler en Alemania y a Mao Tse Tung en China, ¿Qué podemos esperar de estas personas que llevaron al poder a los tres más sanguinarios tiranos del Siglo XX y los hicieron confrontar entre ellos para beneficio de sus negocios y su poder universal. Hay que reconocer la razón que tenía Víctor Hugo cuando exclamaba en el Siglo XIX: “Pobre gente! Creen que mueren por la Patria, cuando en realidad mueren por unos pocos industriales.” Que forman parte del G300, por supuesto.

Grupos de Influencia

Nos proporciona W. Cleon Skousen una descripción de un grupo de influencia conocido como el Grupo Bilderberg, según la información que se tenía en 1970. Nos cuenta que: “…sus conferencias se realizan todos los años con carácter de cónclave maestro de planificación internacional. Son secretas y la asistencia se limita a los huéspedes especialmente invitados. Estos resultan ser unas 100 personas del círculo interno más alto, que representan las cuatro principales dimensiones del poder, o sea: las dinastías internacionales de banqueros, sus sociedades involucradas en grandes emprendimientos internacionales, las fundaciones norteamericanas exentas de impuestos, y los representantes del establishment que han obtenido altos cargos de gobierno, especialmente en el de los EE.UU”.

Estas conferencias están siempre presididas por el Príncipe Bernardo de Holanda quien, junto con su familia, goza de una enorme fortuna en la Royal Dutch Shell Oil Corporation. Cerca de él se verá siempre a David Rockefeller, que representa a su familia y especialmente a la Standard Oil de Nueva Jersey, una de las más importantes estructuras societarias que existen. Resulta interesante y significativo observar que en las últimas tres décadas, mientras ha habido revoluciones políticas en distintas partes del mundo, estas dos compañías terminan casi siempre recibiendo todas las concesiones de petróleo y gas natural. Esto vale especialmente para África, Oriente Medio, América del Sur y el Lejano Oriente. Además parece que las instalaciones de estas compañías figuran virtualmente fuera de los límites de los bombarderos de ambas partes de cualquiera de las guerras recientes. Mencionamos esto porque el Dr. Quigley parece estar en lo cierto cuando alega que: “las fuerzas políticas y económicas de la Tierra se están tejiendo para formar un gigantesco y monolítico poder global total”. [[6]]
subir.jpg
II Parte

El Club 1001

Existe una sociedad muy real llamada el Club de los 1001, destinada a coordinar las acciones de los grupos ecologistas del mundo, fundado en 1971 por el príncipe Bernardo de Holanda, consorte de la Reina Juliana, de la Casa de Orange. El número de miembros está restringido a 1001 y sólo se ingresa por invitación. Todos los miembros pagan una inscripción de 10.000 dólares, los que se invierten en el fondo de $10 millones y sirve para financiar las operaciones de la agrupación ultra-ecologista multinacional Worldwide Fund for Nature, fondo Mundial para la Vida Silvestre, cuyas famosas siglas son WWF.[[7]]

El Club 1001 donó un edificio de oficinas en Gland, Suiza, donde actualmente tiene su sede el WWF y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Los miembros fundadores del club fueron seleccionados por el príncipe Bernardo y su primo hermano, el Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo, consorte de la Reina Isabel II de Inglaterra. Entre los miembros se encuentran representantes de las casas reales de Europa, ejecutivos de corporaciones y bancos de la corona británica, etc. En el club, como no podía ser de otra forma, figuran también importantes personalidades del crimen organizado. La lista que sigue es apenas una pequeña muestra de los miembros más notorios:

- Príncipe Bernardo de Holanda (fallecido): Nacido en Alemania el 29 de junio de 1911, como Bernhard von Lippe Biesterfeld, es el primo político de la princesa Victoria de Hoehenzollern, hermana del emperador Guillermo. En 1933, Bernardo se afilió al NSDAP, el Partido Nazi de Adolfo Hitler, con ficha de ingreso número 02383009 [*] y fecha 1º de mayo de 1933, renunciando con fecha del partido el 8 de enero de 1937, para contraer matrimonio con la entonces Princesa Juliana de Holanda. Su renuncia fue acompañada con una carta de despedida al Führer Adolfo donde estampa su firma después de escribir “Heil Hitler”. Fue reclutado por la inteligencia del III Reich e integrado en las famosas tropas de asalto SS, para posteriormente ser enviado a trabajar en la compañía química alemana IG Farben, la productora del gas Zyklon-B de las cámaras de exterminio y que siguió manteniendo negocios con la compañía química inglesa ICI, Imperial Chemical Industries, durante la II Guerra Mundial.

En 1953, Bernardo fundó la Sociedad Bilderberg (ya citada), que auspicia reuniones secretas de las élites unimundistas americanas y europeas. En 1961 fue cofundador del WWF [**] y nombrado primer presidente, ya que la figura del príncipe Felipe se hubiese visto “demasiado colonial” para quienes tendrían que sufrir la imposición de parques nacionales que pusieran a salvo (para la corona británica) los recursos naturales de la mayoría de los países de África.

En 1976 Bernardo fue sorprendido cobrando un soborno de $1.100.000 [***] dólares de la compañía de aviación Lockheed por sus “gestiones” para la compra de los cazas F104 de la Real Fuerza Holandesa. Renunció a la presidencia de la Sociedad Bilderberg y al WWF y al Club 1001, pero siguió cumpliendo funciones importantes tras bambalinas. Visto su “currículum”, suena algo hipócrita que se le prohibiese al padre de Máxima Zorreguieta asistir a la boda con el nieto de Bernardo y heredero al trono, por haber sido Ministro de Agricultura del gobierno de facto del General Jorge R. Videla, en la década de los 70.

Príncipe Henrik, Presidente del WWF Dinamarca.

Príncipe Sadruddin Aga Khan: Isabel II le dio el título en 1957, cuando dirigía París Review, publicación cofundada por John Train, ex Administrador de la Agencia de Protección del Ambiente (EPA) de los Estados Unidos.

- Príncipe Johannes von Thurn und Taxis (fallecido) – se llamaba así mismo “jefe de la inteligencia veneciana” y heredero de una de las familias principescas más poderosas del Sacro Imperio Romano. La familia tiene grandes extensiones de tierra en Baviera, Portugal, Italia y Brasil. Gracias a su papel de administrador de correos del imperio Habsburgo. Su padre Max fundó las nefastas Allgemeines SS de Hitler y las hospedó en el castillo de la familia en Baviera.

- Bertolt Beitz: Director de la Fundación Alfred Krupp von Bolen und Halbach; en 1953 se apoderó de las Industrias Krupp.
subir.jpg
- Conrad Black: Presidente de la Corporación Hollinger, conglomerado de periódicos en Gran Bretaña, Canadá, los Estados Unidos, Israel y Australia. Después que se reestructuró el grupo de inteligencia británica War Supplies, Ltd., se le puso el nombre de Corporación Argus y más tarde se le cambió el nombre a Corporación Hollinger. La corporación es el portavoz de la Casa de Windsor y fue la que encabezó la campaña de ataques y calumnias en la prensa contra el presidente Bill Clinton.

- Barón Aubrey Buxton de Alsa: Vicepresidente del Worldwide Fund for Nature de Gran Bretaña. La familia Buxton ha dirigido el Barclays Bank.

- Peter Cadbury: Presidente de Preston Publications Ltd., presidente de George Cadbury Trust, la chocolatera que domina las economías del oriente de África.

- Dr. Luc Hoffman: Vicepresidente del WWF Internacional, y de la IUCN (1966-1969); director de Hoffman-LaRoche, la farmacéutica suiza.

- Alexander King: Cofundador del Club de Roma, en 1968 junto con Aurelio Peccei. Responsable del libro “Los límites del Crecimiento,” que revivió el argumento maltusiano de reducir drásticamente la población mundial.

- Jonkheer John H. Loudon: Caballero de la familia real británica y holandesa. Bernardo lo eligió su sucesor en 1971 para la presidencia en el WWF. Fue director ejecutivo del Royal Duch Shell Group; presidente de Shell Oil Co. hasta 1976.

- Sir Peter Scott: Caballero del Imperio Británico (fallecido). Presidente del WWF Internacional desde 1961, cuando se fundó; presidente de la Survival Service Commission de la IUCN desde 1963; fundador del Wildfowl Trust en Slimbridge, Gloucestershire en 1964.

- Maurice Strong: Vicepresidente del WWF Internacional hasta 1975. Primer director ejecutivo del Programa Ambiental de las Naciones Unidas hasta 1975; anteriormente fue secretario general de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Ambiente Humano, por dos años. Presidente del buró de la UICN. Subsecretario General de las Naciones Unidas de 1985 a 1987. El secretario general de la ONU le encargó dirigir la Cumbre de la Tierra, la famosa conferencia ecologista organizada por la ONU y celebrada en Río de Janeiro en junio de 1992. El gobierno Canadiense lo nombró presidente de Petro-Canadá (1976-78); en 1994 era presidente de Ontario Hydro, la compañía generadora de electricidad canadiense dueña de varios reactores nucleares.

- Gustavo Cisneros: venezolano multimillonario, arrimado a la familia Rockefeller y ligado a los círculos internacionales del lavado de dinero del narcotráfico. A principios de 1994 el banco de la familia Cisneros, el Banco Latino fue intervenido por el gobierno de Venezuela. Su hermano Ricardo, uno de los directores del Banco Latino, estuvo prófugo de la justicia durante mucho tiempo. La familia también manejaba BIOMA, un grupo ecologista venezolano, clausurado después de armar un escándalo ficticio contra pescadores venezolanos porque supuestamente mataban delfines.

- D. K. Ludwig: (fallecido) – empresario que hizo su fortuna depredando los bosques tropicales del Amazonas. Posteriormente ayudó al gangster Meyer Lansky, jefe de la mafia judía de Nueva York, a establecer su imperio de lavado de dinero de las drogas en las Bahamas.

- Fred Meuser: El agente que le dio $1.100.000 dólares al príncipe Bernardo de la Lockheed Corporation.

- Tibor Rosenbaum: (fallecido) – Primer jefe de logística de la agencia de inteligencia israelí Mossad. Su Banque de Credit International, con sede en Ginebra, fue identificado por la revista Life en 1967 como el centro de lavado de dinero de Meyer Lansky. Junto con el mayor Louis Mortimer Bloomfield (fallecido y miembro del Club 1001), la red de Rosenbaum financió Permidex, la corporación que el fiscal Jim Garrison acusó de ser el vehículo encargado del asesinato de John F. Kennedy. La inteligencia francesa señaló que Permindex lavó 200.000 dólares en el BCI de Rosenbaum para financiar varios intentos de asesinato contra el general Charles de Gaulle.

- Robert Vesco: Fugitivo internacional; se dice que él es “la conexión estadounidense” del Cartel de Medellín. Comenzó bajo los auspicios de la rama suiza de la familia Rothschild para apoderarse del Investors Overseas Service (IOS) de Meyer Lansky. La última vez que se supo donde vivía fue en La Habana, Cuba, protegido por Fidel Castro.

- Antón Rupert: Cofundador del Club 1001 y presidente del WWF en Sudáfrica. Rupert es propietario de la compañía tabacalera Rembrandt y protegió a Sir Stewart Menzies, jefe del MI-6 británico durante la Segunda Guerra Mundial.

- Sir Kenneth Kleinwort: propietario de Kleinwort Benson, uno de los bancos británicos más antiguos.

- Henry Keswick: Presidente de Jardine Matheson, la compañía comercial británica que creó Lord Palmerston para encargarse del tráfico de opio al lejano Oriente en el Siglo XIX, Su hermano John es presidente de Hambros Bank, otra fuente de financiamiento del WWF, y uno de los directores del Banco de Inglaterra.

- Edmonf Safra: Presidente de Safra Bank, la anterior propietaria del American Express Bank; fue investigado por las autoridades estadounidenses y suizas por lavado de dinero del narcotráfico.

- Sir Francis de Guingand: Ex jefe de la inteligencia militar británica; ahora vive en Sudáfrica.
subir.jpg  
Lista de los miembros del Club 1001 de 1987 detallaba los miembros por países de origen:
Estados Unidos de Norte America
156 Miembros
Gran Bretaña
129 Miembros
Holanda
101 Miembros
Canadá
64 Miembros
Suiza
61 Miembros
Sudáfrica
59 Miembros
Alemania
53 Miembros
Francia
34 Miembros
Otros (42 Países)
344 Miembros
   
En los años 90, el WWF y una de las empresas que más lo financian, las Cervezas Heineken, de Holanda, realizaron una serie de estudios que proponen la desintegración de los Estados nacionales de Europa, como también cuadruplicar el número de reservas naturales, parques de fauna y flora y zonas protegidas en el territorio de la Europa continental. A. H. Heineken, presidente de la junta directiva de la empresa cervecera, es un viejo colaborador de los esfuerzos del WWF y la UNICN. Durante muchos años también figuró entre los directivos de la Heineken John Loudon, ex presidente de la Royal Dutch Shell, presidente del WWF de 1977 a 1981, y miembro del Club 1001.

El estudio preparado por Heineken propone redividir al mapa de Europa en 75 mini-estados con población de no más de 10 millones cada uno. Cada mini-estado sería gobernado por un integrante de alguna de las casas reales que existen en Europa. El plan recibió el apoyo de “Ecoropa”, una de las filiales más importantes del WWF en Europa, fundado por el declarado “fascista universal”, el finado Dennis de Rougemont, junto con Teddy Goldsmith, fundador de la revista The Ecologist.

En 1994 el WWF y la UICN hicieron un estudio llamado “parques para la vida” que propone cuadruplicar la extensión de zonas protegidas en Europa. El plan eliminaría totalmente los actuales proyectos de construcción de ferrocarriles, sistemas hídricos y demás obras vitales de infraestructura para el desarrollo Este-Oeste, porque todos serían interrumpidos por parques naturales. Este plan encaja con el plan Heineken, y llama a sustituir el sistema de Estados nacionales con una nueva geografía política basada en “biorregiones”.

Para garantizar el éxito de este esquema, miembros del Club 1001, y los patrocinadores más ricos del WWF han estado comprando grandes extensiones de tierras en las regiones identificadas para futuros parques y zonas protegidas. Si acaso hallaran resistencia a sus planes, el Club 1001 y el WWF cuentan con un creciente movimiento de partidos verdes por todo el continente, que pueden soltar contra sus opositores. El movimiento verde Europeo fue creado precisamente como un proyecto conjunto del WWF y las viejas policías secretas del bloque soviético, en especial la Stasi de la Alemania Oriental.

La Familia Bronfman y la Liga Anti-Difamación (ADL)

La familia Bronfman llegó a Canadá en 1889 proveniente de Rumania [[8]], encabezada por Yechiel Bronfman. Sus primeros negocios fueron el comercio de la madera, los caballos y finalmente la administración de hoteles (y la prostitución). Ya millonarios, durante la prohibición Canadiense, los ingleses los eligieron para importar y distribuir bebidas alcohólicas de contrabando y luego exportarlas a los EEUU cuando al poco tiempo se promulgó la Prohibición, o Ley Seca. La operación de contrabando hacia EEUU estuvo organizada por Arnold Rothstein, quien se había conseguido instalar en el Sindicato del Crimen Organizado. Cuando Rothstein fue asesinado en 1928, pasó a ser conducido por John Torrio, hombre de los Bronfman, en la mafia italiana. A Torrio le sucedieron Lucky Luciano y finalmente Meyer Lansky, quien quizá haya sido el mayor lavandero de narcodólares en la historia, hasta hoy.

Los Bronfman habían elegido para distribuir y contrabandear alcohol a los EEUU al mismo sistema y la misma red que se usaba para distribuir el opio proveniente del Lejano Oriente. Los Bronfman eran una de las muchas piezas de la organización, cuyo cuartel general estaba en Inglaterra. Los Bronfman estaban endeudados con las elites inglesas que los financiaban, les proveían de protección política y de alcohol y opio para su distribución en los Estados Unidos.

Con el tiempo, la familia Bronfman se apoderó mediante una estratagema del paquete accionarial y el control de la compañía química DuPont de Nemours, los fabricantes de, entre muchos otros productos químicos, los Freones, o cloro-fluoro carbonos usados mundialmente en la industria de la refrigeración. Hasta la toma hostil de los Bronfman, la DuPont defendía a capa y espada la inocencia de los freones en el fraude de la disminución de la capa de ozono –como la historia demostró más tarde, ellos tenían la razón – pero una vez en manos de los Bronfman, la DuPont se volvió “verde” y prestó todo su apoyo a la campaña que impulsaba al Tratado de Montreal de reducción y eliminación de tan útiles gases.

La figura más importante dentro del clan Bronfman es Edgar Bronfman, quien además es vicepresidente honorario de la ADL, o Liga Anti-Difamación. La ADL es una organización sionista que ha tenido varios de sus miembros acusados y condenados por la Justicia de EEUU por secuestro, asesinato y otras actividades ilegales, y que se caracteriza por prestar apoyo a miembros relacionados con la mafia y el narcotráfico sosteniendo que la persecución de la Justicia contra ellos se debe a prejuicios antisemitas.

El famoso pensador norteamericano de izquierda, Noam Chomski, lingüista del MIT, relata sus experiencias con la ADL de la siguiente manera: “En los Estados Unidos se ha desarrollado un sistema bastante efectivo de intimidación para silenciar la crítica… Es una organización realmente consagrada a tratar de difamar, intimidar y silenciar a las personas que critican las actuales políticas del Estado de Israel, cualquiera que sea. Por ejemplo, mi propio caso, fue posible obtener una copia del legajo que confeccionaron con relación a mi persona a través de una filtración de información originada en una oficina de la Liga de Anti Difamación en Nueva Inglaterra. Contiene 150 páginas, similar a un archivo del FBI, con memorandos cursados entre distintas oficinas avisando mi llegada aquí y allá, vigilancia de conferencias que he impartido y comentarios y transcripciones de otras supuestas conferencias que yo no he dado.
subir.jpg
Este material ha estado circulando y era enviado a los grupos locales para extraer material difamatorio, que a su vez se difundía normalmente en panfletos sin firmas responsables, fuera de los lugares donde yo hablaba. Si hay algún comentario en la prensa que consideren poco subordinado a la opinión de la organización, habrá un diluvio de cartas, delegaciones, protestas, amenazas de retiros de compra, etc. Los políticos, por supuesto, están sujetos a estas maniobras y también a importantes recortes financieros si no continúan en la línea trazada por la ADL.

Esta presión aplastante ante la cual se está indefenso, es un sistema muy efectivo de calumnias, mentiras, difamación y de uso de los fondos en el sistema político… ha creado una aproximación sumamente prejuiciosa a la totalidad de la situación.” [[9]]

Edgar Bronfman es además presidente del Congreso Mundial Judío. Los holdings de los Bronfman están constituidos por su dominio sobre DuPont y la compañía Canadiense de licores Seagram. Los vínculos con la Unión Soviética – en plena Guerra Fría fueron muy activos – Edgar Bronfman y su amigo Dwayne Andreas, presidente de la empresa de cereales Archer Daniels Midland, tuvieron estrechas relaciones con el entonces dictador de Alemania Oriental Honecker y con Mikhail Gorbachov, cuando en 1985 se hizo con el poder en Moscú con la ayuda del G300.

Los objetivos eran “mejorar la coordinación de la ADL con la KGB para manejar la propaganda pro-Gorbachov dentro de los Estados Unidos,” e ingresar a los nuevos y lucrativos mercados de naciones liberadas de la Europa Central en nombre del crimen organizado. Se afirma que los vínculos de la ADL con los soviéticos se remontan a mediados de los años ‘30 e involucran a las redes de espionaje que operaban durante la II Guerra Mundial.

Terrorismo Internacional

La ADL estuvo involucrada en el desarrollo del narcotráfico en Sudamérica, a través de varias eminentes figuras de la organización como Carl Gershman, director de la Fundación Nacional para la Democracia (National Endowment for Democracy), que era la agencia del gobierno de EEUU para financiar a los “contras”; el rabino Morton M. Rosenthal, concluyó un estudio con fondos del NED en el que sostenía que los sandinistas eran antisemitas, para lograr el apoyo de la comunidad judía a los “contras”; Kenneth Bialkin, abogado del millonario y traficante de armas internacional Adnan Khashoggi, usó el dinero de éste para comprar armas para Irán mediante los buenos oficios del Coronel Oliver North. Como se recordará, esto fue parte de las estrategia “armas por rehenes” en Teherán. Como se recordará, Oliver North fue absuelto de culpa y cargo y se postuló más tarde a Senador de los Estados Unidos llegando a ocupar un escaño en el Congreso, por Obra y Gracia del G300

Dentro de los Estados Unidos, la ADL de Bronfman y del G300 operaban como ‘agent provocateur’ dentro de los grupos comprometidos con los derechos humanos contra el Ku Klux Klan, los nazis y la ultraderecha paramilitar.

Entre las actividades internacionales están registradas los preparativos antes y después de atentados y asesinatos políticos de la primera ministra Indira Gandhi y el primer ministro Sueco Olof Palme. Indira Gandhi fue asesinada en octubre de 1984. Meses antes del atentado, un grupo “extremista” Sijh la había amenazado de muerte y había constituido la Organización Mundial Sijh. Esta organización recibió ayuda de la ADL y se ha mantenido en contacto con ella. Surghí Singh, presidente del grupo Sijh es amigo personal de Kenneth Bial-Kin, presidente honorario de la ADL.

En febrero de 1986, el primer ministro de Suecia, Olof Palme fue asesinado por un “extremista” desconocido que lo apuñaló en plena calle. Aparentemente todo indica que se trató de una ejecución destinada a impedir que Palme pusiera al descubierto el masivo tráfico de armas y drogas que estarían realizando los servicios secretos de los EEUU, británicos, israelíes y soviéticos. Esto había llegado a conocimiento de Palme como consecuencia de una redada a un traficante de armas, ordenada por él mismo y que le había provisto de una importante cantidad de documentos. Palmer quería poner fin al flujo de armas de la industria Sueca al Golfo Pérsico, pero fue convenientemente asesinado. La policía Sueca tenía las pruebas de que la KGB estuvo al tanto del atentado con anterioridad al asesinato.

Se repite el esquema de las muertes acontecidas en momentos claves de la historia, como la del canciller Rathenau, John Kennedy, Enrico Mattei, Omar Torrijos, Indira Gandhi, para mencionar sólo a los personajes de importancia a nivel mundial, sin entrar a mencionar a los cientos de personajes menores cuya desaparición de la escena pública ha sido atribuida a accidentes o enfermedades repentinas.

El Círculo de la Droga

Toda la estrecha relación que existe ente el tráfico de droga, la ADL y sus protectores políticos en los EEUU e Inglaterra está muy bien descrita en el libro que publicó la organización EIR, Executive Intelligence Review, Dope, Inc, (Narcotráfico S.A.) que revela con entera claridad y abundancia de datos, nombres, lugares y fechas, la relación que existe entre las dinastías de las familias de banqueros y la conspiración combinada de los servicios de inteligencia de varias naciones, junto a los círculos del crimen organizado. El tráfico de droga es troncal en lo que respecta a las actividades del G300, así como el uso de organizaciones ecologistas como herramienta de utilidad invalorable para mantener el estado de dependencia que es necesario para que este comercio pueda prosperar. Por ello, un somero relato de la historia del inicio del “Imperio de la Droga”, o lo que es lo mismo, el Imperio Británico, arrojará bastante luz sobre este aspecto oscurecido de la historia. Esta luz será muy útil para iluminar el camino hacia la Verdad.

De acuerdo a los historiadores que se han especializado en el tema, el asunto del comercio de la droga a nivel masivo se remonta al siglo XV, cuando Portugueses y Holandeses realizaban el transporte de opio desde India, donde se fabricaba, hasta China y otros lugares del sudeste Asiático, donde era consumido. De acuerdo con EIR: “…para 1659, el comercio de opio seguía en importancia al de las especias, que servía a su vez como canje para el opio. Ya en 1750 los Holandeses transportaban más de 100 toneladas anuales de opio a Indonesia”.El opio era usado principalmente con un objetivo: quebrar la resistencia y voluntad de los consumidores, que así eran sujetos al trabajo esclavo en la explotación de recursos naturales que eran enviados a la Metrópoli a precio muy bajos“.

El objetivo ha sido siempre el control de los recursos naturales de los países pobres. Entonces, y ahora, las políticas no han variado sino para ser perfeccionadas. Los ejércitos de ocupación coloniales han sido reemplazados por embajadores, funcionarios de las Naciones Unidas, del Banco Mundial, del FMI, del GATT y ahora del IPCC, que trabajan de manera mancomunada y perfectamente coordinada con una pléyade de ONG ecologistas y de los “derechos humanos”, como el WWF, la IUNC, Greenpeace, el NRDC, el EDF, el Sierra Club, Amnesty International, Human Rights Watch y en general con todas las organizaciones con “Watch” como sufijo.
subir.jpg
La Compañía Británica de la Indias Orientales (BEIC – British East India Co.) comenzó su participación en el narcotráfico abriendo una oficina en Cantón, China. Cuando Inglaterra convirtió la región de India conocida como Bengala, hoy Bangladesh, en una más de sus colonias, el negocio del opio producido allí comenzó a inundar China a través de la oficina de Cantón. La BEIC no había producido muchas ganancias para la Corona hasta que en 1783 Lord Shelbourne la tomó a su cargo junto con Inglaterra y consiguió que funcionaran como una sola unidad de explotación del negocio de la droga, produciendo ingentes recursos para la Corona.

Lord Shelbourne concretó alianzas con banqueros, entre ellos con el anglo-holandés Francis Baring, de la banca Baring, la firma que le prestó una fortuna al tirano de Juan M. de Rosas, y que al no poder devolverla intentó pagarles con las islas Malvinas, propuesta que los Ingleses declinaron gentilmente aduciendo que las “Falklands” ya eran suyas. Una vez que contó con el ingreso del comercio del opio y el apoyo de la monarquía británica, Lord Shelbourne “compró en 1873 al Parlamento Inglés íntegro” y consolidó un poder político y económico pocas veces visto en el mundo.

De acuerdo con EIR, para que Inglaterra recuperase su antigua grandeza, Lord Shelbourne propuso “ampliar el comercio de opio y subvertir a los Estados Unidos bajo la bandera del libre comercio. El primer objetivo tuvo un éxito sin par en la Guerra del Opio en China; el segundo no triunfó hasta el Siglo XX.” El tráfico de opio fue la política oficial de la Corona Británica, siendo la compañía Jardine Matheson la principal encargada del comercio. Como anécdota curiosa se hace notar que la corona Británica fundó el Hong Kong and Shanghai Bank of Commerce, HSBC, para canalizar las ganancias de opio hacia Inglaterra. El banco cuyas siglas mantiene hasta el día de hoy, ha mantenido también su espíritu lavador de dinero proveniente del narcotráfico.

El emperador de China intentó resistirse a los ingleses, pero Inglaterra le declaró una guerra que ganó de inmediato y le obligó a firmar un tratado de paz por el cual Inglaterra se quedaba con el control del puerto “libre” de Hong Kong, que a partir de ese momento nunca dejó de ser la capital del tráfico de drogas de Gran Bretaña. La política oficial de Inglaterra de usar la droga con poder destructivo de la inteligencia y la voluntad para mejorar su comercio, fue idea de Lord Palmerston, quien la introdujo en 1841 en un memorando al Gobernador de la India: “…debemos intentar sin pausa, encontrar en otras partes del mundo nuevas aperturas para nuestra industria (opio) … Si nuestra expedición China tiene éxito, Abisinia, Arabia, los países hindúes y los nuevos mercados de China permitirán en un futuro no muy lejano la ampliación de nuestro comercio exterior”.

En la Segunda Guerra del Opio se repitió el proceso y en octubre de 1860 ingleses y franceses sitiaron a Pekín. Una vez ganada esa guerra, los bancos mercantiles y las compañías inglesas establecieron el HSBC, que hasta el día de hoy funciona como cámara de compensación para todas las transacciones económicas del lejano oriente, vinculadas con el mercado negro del opio y de su derivado, la heroína. Los ingleses lograron así controlar así los 7/8 del comercio de opio en China, cantidad que duplicaron nuevamente hacia 1880, transformando en adicta a la población elegida “para debilitar la salud de la nación”.

Cuando era necesario utilizaban un ejército de su propiedad para instalar y proteger el comercio de droga. Y después utilizaban las ganancias para financiar infraestructuras criminales que permitiese llevar adelante el comercio.

Los banqueros ingleses crearon rápidamente vínculos con los banqueros norteamericanos (cuyo ejército les había ayudado en la última guerra contra los nacionalistas chinos, los Boxers, junto con portugueses, alemanes, franceses, italianos y japoneses). El plan inglés de introducir la droga en Estados Unidos como medio de subvertir a su antigua colonia comenzó hacia la década de 1840 con la introducción en la costa oeste de coolies chinos transportados por las mismas compañías inglesas que comerciaban con esclavos desde África. Sólo en 1846 ingresaron a EE.UU 117.000 coolíes, en su gran mayoría adictos al opio. Aunque ya en 1862 Lincoln había prohibido el tráfico de coolies, la práctica continuó hasta bien entrado el siglo XX. Para 1875, en Estados Unidos había 120.000 norteamericanos adictos al opio, además de los cientos de miles de coolíes chinos.

Cuando los países de occidente se dieron cuenta de que el problema del opio se había convertido en algo inmanejable y de tremenda gravedad para la sociedad, se intentó poner fin, o limitar, el comercio de opio, algo a lo que Inglaterra se opuso con vehemencia. En 1905 se había firmado en La Haya una convención (que los ingleses evadieron con facilidad) y en 1923 se presento a la Comisión del Opio de la Liga de las Naciones una propuesta destinada a lograr una reducción a nivel global del 10% del valor del opio, ya fuese de producción y de consumo. En 1927 las estadísticas oficiales de Inglaterra mostraban que el 20% del ingreso de sus colonias en el Lejano Oriente provenían del tráfico del opio. La salud de la economía Británica dependía de la adicción de millones de personas al opio.

La Prohibición del Alcohol

En 1920, aunque el transporte de las enormes cargas de opio de China e India hacia Canadá y los Estados Unidos no presentaba problemas, su distribución si era más compleja. Se hacía necesaria una infraestructura criminal que distribuyera la droga en las calles de Estados Unidos. Comenzó entonces una campaña en Canadá y los Estados Unidos para prohibir las bebidas alcohólicas. La campaña fue iniciada y financiada por las nobles familias norteamericanas que habían sido atraídas a las redes británicas del tráfico de drogas: los Astor, Vanderbilt, Rockefeller, Warburg, etc, financiaron a la Unión Cristiana Femenina de la Templanza (WCTU), y lo mismo hicieron muchas fundaciones “filantrópicas” de Estados Unidos.

En Canadá la prohibición duró desde 1915 hasta 1919. En ese lapso, la infraestructura criminal Canadiense de la distribución del alcohol traído de Inglaterra y Escocia, estaba primariamente en manos de la familia Bronfman, quienes habían hecho los contactos necesarios con la Comisión Real de Bebidas Alcohólicas de Londres. Todo anduvo sobre rieles y muy pronto la red de traficantes de alcohol estuvo establecida en Estados Unidos, siendo Meyer Lansky una de las figuras clave del proceso. La prohibición del alcohol terminó en 1933, pero el tráfico y la provisión de droga continuaron intactos e ilegales.

A pesar de la inmensa cantidad de dinero que movía la actividad, el narcotráfico se volvió un negocio espectacular después de la II Guerra Mundial, cuando se perfeccionaron los mecanismos e instrumentos bancarios y financieros necesarios para manejar la avalancha de dinero en efectivo ilícito, y se creó el clima cultural para estimular la adicción a las drogas. Los ingleses se habían mantenido en las sombras de estas operaciones ilegales de alcohol y drogas, ya que la heroína que vendieron a Rothstein y Lansky en la década de los 20 había sido una operación legal. Lo que los compradores de droga inglesa hicieran con ella no era asunto de los ingleses. También fueron legales la venta del alcohol a los Bronfman y a Joe Kennedy (padre de John F. Kennedy), ya que el destino que los compradores dieran al alcohol era un asunto que se encuadraba dentro de la “libre empresa en acción”.
subir.jpg
La cantidad de dinero que maneja el tráfico de drogas es descomunal. La pregunta que a todo el mundo se le ocurría era: “¿Cómo es posible que $500 mil millones de dólares ilegales puedan mantenerse fuera del control de la Ley?” No hay en el mundo un banco lo bastante grande como para manejar tal cantidad de dinero. De acuerdo a la profunda investigación de EIR “se ha creado un conglomerado bancario y de operaciones financieras internacionales con el único objeto de manejar al dinero sucio”. La otra pregunta es ¿quién tiene la capacidad para crear semejante red internacional bancaria y financiera? Nuevamente EIR aclara las dudas: “La red bancarias británica es la única capaz de manejar el volumen requerido del tráfico ilegal de cualquier cosa”. Resulta claro que más de 300 años dedicados al comercio de la droga le había dado a la banca británica la experiencia para hacerse cargo de cualquier operación. Simplemente es una ampliación de su antiguo negocio en China.

Las razones que expone EIR para el éxito inglés son:

- Haber manejado el negocio durante más de 300 años.

- Ejercer el control de la jurisdicción política de los principales mercados offshore, cuyos datos contables están vedados a los gobiernos que les dan albergue.

- Ejercer el control del comercio mundial de oro y diamantes (utilizado para ocultar las rutas de los flujos ilícitos de efectivo).

- Las sólidas vinculaciones con el crimen organizado y con los funcionarios encargados de controlar el cumplimiento de la ley.
.
- Sus fluidas relaciones con todos los servicios de inteligencia de todo el mundo.

Como es público y notorio, la actividad bancaria offshore se lleva cabo principalmente en las islas de las antiguas colonias británicas (hoy miembros de la Commonwealth), como Bahamas y las Islas Caimán que, bajo muy contadas excepciones, están bajo el control de las familias oligárquicas inglesas. El dinero obtenido ilícitamente en los EE.UU se lava mediante depósitos en efectivo en dichos “paraísos financieros”. El lavado lo realiza gente que manejan enormes cantidades de efectivo, como los casinos, los hipódromos, clubes deportivos (baseball, basketball, fútbol), cadenas de restaurantes, e incluso grandes supermercados y shoppings.

Una vez que el dinero es depositado se hace la transferencia electrónica a un banco en el extranjero, donde se le pierde la pista en un laberinto de transferencias prácticamente imposibles de localizar, aunque los investigadores pudiesen tener acceso a los registros de los bancos, cosa que no ocurre.

Un ejemplo que ilustra claramente en nivel de corrupción e implicación en el negocio de gente considerada intachable u honorable lo proporciona el informe de EIR: “Una pequeña línea aérea, que tiene contratos con la Reserva Federal y a la que le permite entregar cheques con clearing bancario, era sospechosa de entregar estupefacientes a distintos centros urbanos del crimen, Debe recordarse que la Reserva Federal de New York no es una organización del gobierno de los Estados Unidos, sino que es una organización privada y controlada por el G300 a través de sus testaferros. Este asunto nos hace recordar al affaire de la línea aérea Southernwinds, de Argentina, que transportó a Madrid valijas con 40 kilos de cocaína y que está actualmente en plena investigación. ¿Conseguirá el G300 tapar el asunto? Hay mucho dinero de por medio y sobre todo, estructuras y equipos de gente que proteger. Por otro lado, la línea aérea norteamericana, era en parte propiedad de Airborne Freight, de Seattle, controlada por un banco de New York llamado Allen & Co. Allen era el apellido del banquero inversor de Meyer Lansky, Charles Allen. Otro individuo, James H. Carey, Vicepresidente Ejecutivo del Chase Manhattan Bank, formaba parte del directorio del Airborne Freight. Anteriormente, Carey había trabajado con Richard Hambro, presidente del Hambro Bank, principal banco mercantil de Inglaterra, y en seguida se convirtió en director ejecutivo del First Empire Bank, organización en sociedad entre Hambro y la gran tienda Macy’s. El First Empire fue el respaldo bancario de los hermanos Jacob, quienes manejaban una rama del lavado de dinero de Meyer Lansky. Los patrocinantes de Carey en el Hambro Bank, estaban entre los mejor conectados de la elite inglesa: el ya fallecido Sir Charles Hambro, tío de Richard Hambro, encabezó el Special Operations Efective (SOE) durante la Segunda Guerra Mundial.”

Hong Kong, Gran Bretaña y la China Comunista

El centro financiero, el cuello de botella del dinero sucio se encontraba en Hong Kong, donde el gigantesco volumen de dinero sucio comprimía la actividad económica legítima. EIR estima que el dinero que fluyó por Hong Kong en 1978 suma $10 billones de dólares. Lo que representa casi el doble del total disponible en esa ciudad. El centro operativo es, como se dijo antes, el HSBC que crearon los ingleses después de la II Guerra China del Opio. Según los informes, era el “banco central” semioficial de la Colonia Británica de Hong Kong, y “regula las condiciones generales del mercado, guardando el exceso de depósitos de los miles de bancos menores, provee servicios de redescuentos, etc. El HSBC es el monstruo económico que unifica la producción, el transporte y la distribución del opio en Asia.”

Una de las tareas del banco es financiar anualmente el cultivo de cada nueva cosecha y su adquisición. Cubre, no sólo el valor de la semilla de amapola, sino también el transporte con extensas caravanas de mulas (camellos en Afganistán) productos químicos precursores para la elaboración de la heroína, contrabando hasta los puertos de embarque, fuerzas de seguridad privadas y sobornos a funcionarios según se requiera a cada paso del trayecto. Los cultivadores reciben $100 la libra, monto que en la frontera tailandesa se ha elevado a $200 la libra; cuando sale del laboratorio, la heroína ya vale $2000 la libra y finalmente, en las calles de San Francisco o Nueva York llega a alrededor de $2 millones la libra. El HSBC debe asegurarse de que los fondos para pagar cada nueva provisión anual de heroína estén disponibles en cada lugar antes de que el producto llegue a los mercados de distribución.

La República Popular China

Aunque la RPC no forma parte de los G300 (no todavía) ha sido una competidora de los ingleses en el comercio del opio, desde la asunción de Mao al poder. China nunca dejó de cultivar y distribuir opio, a pesar de haber prohibido su uso interno, pero puso la producción y distribución bajo el control del estado. El periódico de Hong Kong, Liberation Monthly, informaba en 1989 que “la RPC provee del 80% de la heroína de alta calidad del mercado internacional”. Hacia 1992, se informaba que China era la mayor productora de opio del mundo, con 800 toneladas anuales.

Margareth Thatcher, cuando era Primer Ministro de Inglaterra, visitó en septiembre de 1982 al ministro Chino Deng Xiaoping, para consultar sobre el futuro de la colonia de Hong Kong. Luego voló a Shanghai para entrevistarse con Sir Y.K. Pao, chino expatriado y caballero del Imperio Británico, miembro del directorio del HSBC y el Chase Manhattan Bank, que dirige además la compañía naviera Hong Kong’s World Wide Shipping, la flota mercante más grande del mundo. En su visita a un astillero de Shanghai, Thatcher bautizó un nuevo buque de la flota de Pao, el World Goodwill. En su discurso dijo: “Esta nave simboliza la estrecha relación entre China, Gran Bretaña y Hong Kong”.

Ya desde fines de los ‘50 China había integrado deliberadamente sus asuntos económicos externos con las firmas narcotraficantes británicas más importantes de Hong Kong y Macao y con las redes chinas de drogas al por mayor y dinero sucio de todo Oriente. Que Pekín dependía financieramente de Hong Kong no era un misterio para nadie. En octubre de 1978, el boletín informativo del Chase, East-West Markets, estimaba que en ese año el flujo financiero hacia el continente chino vía Hong Kong (excluidos pagos por las exportaciones) llegaría a la suma de $2.500 millones de dólares. Este sorprendente reflujo financiero que vuelve a China comunista representa los frutos del programa de Pekín, de más de veinte años de antigüedad, consistente en circular por las altas esferas del narcotráfico con el acuerdo de los británicos. La política de la China actual es la continuidad de la línea seguida por los chinos corruptos, colaboradores de Inglaterra en el Siglo XIX. China ha mejorado su economía, su capacidad de importar bienes extranjeros de primera necesidad, maquinas herramientas, etc, mediante el negocio del opio.
subir.jpg
El papel de China en el tráfico de opio fue “descubierto” por Richard Nixon en su viaje de “apertura a China” de 1972, pero fue encubierto por Henry Kissinger (su asesor personal). Nixon quiso oponerse a ello, pero al poco tiempo fue expulsado de su mandato por el famoso y oportuno Watergate. ¿Quién proporcionó a los investigadores las cintas donde Nixon hablaba sobre su conocimiento de la operación de espionaje al cuartel general Demócrata? No fueron los Demócratas, fue Kissinger, quien sigue siendo, el Black Frear de la política norteamericana, siempre al servicio de la Corona Británica (y al G300, por extensión). Tanto es así, que la Reina Isabel II le concedió en 1995 el título de Comendador en la Muy Distinguida Orden de San Miguel y San Jorge, por “los valiosos servicios prestados a la Corona”.

Ya en 1984, Kissinger había dado una conferencia en el RIIA (Instituto Real de Relaciones Internacionales), en Chatam House, titulada “Reflexiones sobre una asociación: actitudes británicas y estadounidenses de la política exterior de posguerra” En dicha conferencia Kissinger reconoció que durante su etapa en la Casa Blanca (1969-1977), mantuvo mejor informada a la Corona Británica que al Departamento de Estado. Kissinger también es miembro del Consejo de Relaciones Exteriores (CFR), de la Comisión Trilateral y asistente asiduo de las reuniones del Grupo Bilderberg. [[10]]

Malvinas y Diálogo Interamericano

Otros personajes de la política de EEUU también recibieron sus títulos, pero resulta sintomático el título de Sir dado como premio al Almirante Alexander Haig, por sus notables servicios prestados a Inglaterra durante el conflicto armado con Argentina por las Malvinas. Haig era el “mediador” entre Argentina e Inglaterra. Por supuesto, los Estados Unidos dotaron a los cazas Harriers ingleses con los letales misiles “Sidewinder”, sin los cuales no habría podido mantener su superioridad aérea en la guerra. También les dio abundante y vital información satelital para la Task Force. El G300 lo puede todo

Esta traición a los principios de solidaridad Interamericana, de unirse en guerra con una país agresor a un miembro de la OEA, quebrantando el tratado de ayuda recíproca conocido como TIAR, le costó a Estados Unidos años de trabajo diplomático para recomponer las relaciones con sus “amigos” latinoamericanos que, con toda razón, habían comenzado a desconfiar de la honestidad de los tratados firmados por el Big Brother del norte. Con tal fin, el Departamento de estado fundó una organización llamada Diálogo Interamericano para lo cual reclutó a lo más granado de la politiquería sudamericana. Así se comprueba que se unieran al plan del Departamento de Estado para “reconquistar” Iberoamérica personajes de dudosa moralidad como Gonzalo Sánchez de Lozada, de Bolivia, Henrique Cardoso, Jacqueline Pitanguy, Roberto Civita, y nada menos que Luis Inacio da Silva (Lula), en Brasil. De Perú vemos a Javier Pérez de Cuéllar y Mario Vargas Llosa, de Panamá, a Nicolás Ardito Barletta, de Paraguay a Carlos Filizzola, de Uruguay a Julio María Sanguinetti y Enrique V. Iglesias; de Chile a Sergio Bitar, Frenando Leniz, y Gabriel Valdéz; de Colombia a Rodrigo Botero y Augusto Ramírez Ocampo; y por último, de nuestra pobre Argentina, y esto ayudará a explicar algunas cosas extrañas, se ve la presencia de Raúl Alfonsín, José Octavio Bordón, Oscar Camilión, José María Dagnino Pastore y – créanme, la ex diputada Elsa Kelly. [[11]]

Del lado norteamericano estaban personajes que no le iban en zaga a sus amigos del Sur: Bruce Babbitt, McGeorge Bundy, Jimmy Carter, Henry G. Cisneros, Maurice Ferré (ex alcalde de Miami) y su hermano Antonio Luis, Abraham F. Lowenthal, Robert S McNamara, William G. Milliken, Edmund Muskie, Federico Peña, y una larga lista.

La misión primaria de Diálogo Interamericano era hacer regresar las ovejas al redil. El asunto de la abundancia y el bajo costo de los recursos naturales de la región y la facilidad con que eran adquiridos no era algo que se pudiera poner en peligro. Ya lo había expresado muy claramente en 1824 el Senador Monroe cuando enunció su famosa Doctrina: “América para los Americanos”, algo que los demás países de América interpretaron como una invitación al banquete, aunque nadie les dijo que eran la comida. Sucede que los norteamericanos cuando dicen América se refieren exclusivamente a Estados Unidos. Lo que a Monroe le preocupaba era la actividad de las flotas inglesas y francesas en Sudamérica y el Caribe, zonas que los nacientes Estados Unidos consideraban su “lebensraum”, su patio trasero.

La segunda misión de Diálogo Interamericano era la destrucción de las fuerzas armadas del continente, la debilitación del sentimiento de nación (en total consonancia con el proyecto de un gobierno Unimundial del G300), lo que llevaría eventualmente a la paulatina rendición de las soberanías por parte de los países. Un importantísimo papel en este aspecto lo juega el movimiento Verde internacional con organizaciones como Survival International y su proyecto indigenista, Greenpeace, y sobre todo el Worldwide Fund for Nature (WWF) con su proyecto de creación de Parques y Reservas Naturales, lo que conseguiría un control sobre la Amazonía Brasilera, Boliviana, Peruana, Colombiana, Ecuatoriana y Venezolana que se sumaría al que ya existe sobre las antiguas Guayanas. El repiqueteado proyecto de la Reserva Yanomami, en la frontera Brasil-Venezuela, es un claro ejemplo que por fortuna no tuvo el éxito que el Príncipe Felipe de Edimburgo esperaba, quien había firmado convenios con los dos presidentes responsables de la región: Fernando Collor de Mello y Carlos Andres Pérez. Curiosamente, ambos personajes fueron expulsados de sus cargos y juzgados por corrupción. Con esa clase de gente se juntan los miembros del G300. Dios los cría, y el viento los amontona…

III Parte

El Informe ‘Iron Mountain’

El Informe Iron Mountain toma su nombre del último lugar donde se reunió una comisión elegida por “alguien” en el Gobierno de los Estados Unidos, aunque no hay pruebas de que realmente haya sido una operación del Gobierno, sino de los “topos” del G300 infiltrados en él. Se diferencia de otros informes similarmente solicitados por la Casa Blanca y otras agencias (como el reciente caso del informe “solicitado por el Pentágono” advirtiendo sobre una inminente catástrofe climática), por no haber sido dado a conocer por el gobierno que lo habría solicitado. El “Grupo de Estudio Especial” comprendía 15 personas que tardó dos años y medio en completarlo. El tema: “Posibilidad y Conveniencia de la Paz” [[12]]

El grupo representaba, de acuerdo al criterio del miembro del establishment que contrató al equipo de pensadores, los más altos niveles de erudición, experiencia, capacitación en todas las ciencias físicas y sociales. El contenido del informe, que pretendía ser “secreto”, se filtró al público gracias a uno de los miembros del grupo que no le parecieron correctas las conclusiones del informe. Contactó al editor del libro, el Sr. Leonard Lewin presentándose con el seudónimo de John Doe, que viene a significar algo así, como Juan Nadie. John Doe creía que la gente tenía el derecho de conocer el contenido del informe y lo que se estaba preparando en él.
subir.jpg
Iron Mountain es una localidad del estado de Nueva York donde estaba ubicado el famoso refugio nuclear subterráneo que algún día usaría el Gobierno de los Estados Unidos para refugiarse en caso de un ataque nuclear. Fue recientemente convertido en museo de atracción turística, pero anteriormente cientos de compañías comerciales e industriales lo utilizaron para poner a resguardo sus documentos reservados. Además, incluía sitio para sedes alternativas de muchas compañías, entre las que se destacan famosas firmas del establishment como Standard Oil de New Jersey, Shell y Manufacturers Hannover Trust.

Uno de los miembros del grupo, que actuaba como “contacto del gobierno” pagaba a los otros miembros todos sus gastos de traslado, estadía y otros gastos, con instrucciones de que no debían informar al IRS (Departamento de Impuestos) de esos pagos, y que debían mantener secretas las deliberaciones del grupo y sus conclusiones. La primera reunión fue en agosto de 1963, pero había sido proyectada ya en 1961 por el equipo del gobierno entrante de Kennedy, y concretamente por McNamara, Mc George Bundy y Dean Rusk”. La última reunión ocurrió en marzo de 1966.

Lewin prologó la publicación del informe haciendo notar que contenía presunciones y recomendaciones escandalosas y ofensivas para el sentido común de las personas, en especial de los norteamericanos. El informe contiene nociones sobre que la pobreza no sólo es necesaria sino que es deseable; que la vuelta a la esclavitud como institución puede ser conveniente; y que sería necesario presupuestar el número óptimo de muertes anuales en guerras. El informe dice que sus conclusiones son prerrogativas legítimas de los gobiernos. Sin embargo, las verdaderas metas del informe no se detienen ahí sino que se proyectan hacia la construcción de una sociedad futura bajo un gobierno único mundial, algo que la actual Globalización está logrando.

La preocupación de los que encargaron el informe eran los problemas que debería encarar los Estados Unidos en caso de llegar a una época de no beligerancia, en donde las guerras ya no representarían el motivo del derroche de recursos que la banca internacional necesita. El derroche es necesario para que los gobiernos necesiten dinero (que tomarán de los impuestos y de los bancos si el de los impuestos no alcanza), lo que hará que los bancos recurran a la mecánica del Dinero Mandrake, creado de la nada, sólo en base de promesas de pago que originan otras promesas de pago, hasta el infinito.

Era necesario saber lo que ocurriría si desaparecían las guerras, porque era vital para el “equilibrio social”, o la “estabilidad social”. Lo que esta gente considera la estabilidad social, como claramente lo describe el informe, es “la existencia necesaria de clases, con una clase pobre siempre en lo más bajo, y una clase alta, siempre en lo más alto”.
¿Por qué se consideraba probable el advenimiento de una peligrosa época sin guerras, que habían sido a lo largo de toda la historia la causa del ascenso al poder del G300? Las guerras tienen sus funciones económicas y a pesar de que implican un derroche extraordinario, este derroche había tenido una utilidad social en la medida que el mismo se encuentra fuera del control de las fuerzas del mercado, y que por el contrario, está sujeto a un “control central arbitrario” Ese control se usa, por supuesto para decidir las políticas económicas de los países proveedores de materias primas y recursos naturales. La preocupación del G300 era que las guerras se estaban haciendo muy impopulares en todo el mundo, en especial en los Estados Unidos.

La guerra de independencia parecía haber dejado a los norteamericanos con un profundo desagrado por la guerra, y Washington recomendó a su pueblo que se mantuviesen apartados del as intrigas bélicas europeas, ya que “no tienen lugar alguno en un país nuevo como el nuestro, que por primera vez en la historia de la humanidad ha sido erigido para ser gobernado por el pueblo, para el beneficio del pueblo”. Se podría añadir “no para el beneficio de los que gobiernan”. Ese era el espíritu con el que fue cuidadosamente redactada por los “Padres Fundadores” de los EEUU, Hamilton, Jefferson, Franklin, etc.

También la constitución Argentina contenía esos principios fundamentales de los Derechos Humanos recogidos por Alberdi y otros (dado que fue copiada de la norteamericana) pero a lo largo de la historia fue también cuidadosamente reformada, mutilada y destrozada por los políticos de turno que no soportaban la idea de tener que “volver al llano” con las manos vacías y la reformaron a su gusto y medida para aprovechar su “mandato popular” y enriquecerse de la manera más vil y escandalosa que podamos concebir.

Por ello, el poder de entrar en guerra con alguien fue confiado al Congreso que representaba (entonces) a un electorado de muy variadas opiniones. La hecatombe de la Guerra Civil renovó el odio hacia la guerra de la gente común, para disgusto de aquellos poderosos que se habían enriquecido con los contratos de guerra para el gobierno. Fueron necesarias muchas actividades conspirativas para lograr que los EEUU entraran a la I Guerra Mundial y esta guerra provocó un repudio mayor todavía que obligó a que los conspiradores tuviesen que trabajar más duro aún para conseguir el ingreso del país a la II Guerra Mundial. Tras la Guerra de Corea quedó clara la animadversión de la sociedad civil a implicarse en aventuras militares. No les convencía el argumento irónicamente expresado por algunos pensadores sensatos, de que “la guerra es un buen negocio, por tanto, invierta a su hijo”.

La guerra de Vietnam dejó bien claro al pueblo de los EEUU el alcance de la manipulación a la que era sometido y ello fue posible por el aumento de la conciencia histórica y un mayor acceso a la información y a la educación. La educación es un peligro enorme para el G300, sobre todo en los países que serán las víctimas del saqueo de sus recursos naturales. Así es que se infiltraron en todos los niveles e impulsaron las “reformas educativas” que llevaron a la destrucción del sistema educativo (efecto notable en Argentina) con programas de estudio que dificultan el aprendizaje de las materias básicas, útiles para el uso en actividades productivas, reemplazándolas con materias de “concienciación ambiental,” destinadas a allanar el camino al anti-desarrollo, la anti-industrialización y el retroceso económico.

El pueblo de EEUU estaba harto de la guerra cuando dio su apoyo para la creación de las Naciones Unidas en la creencia de que serviría para detener las guerras en todo el mundo. Sin embargo todos los pueblos del mundo fueron embaucados una vez más por los poderosos; hoy a todos nos es evidente con absoluta claridad que las Naciones Unidas no son una institución que busca asegurar la Paz y la Libertad, sino que está encargada de adquirir poder y control político y militar sobre los pueblos del mundo en beneficio de las elites de poder que la crearon. El G300.

El analista político e historiador G. Edward Griffin, en su libro “The Creature of Jekyll Island”, de 1994 [2], señala que: “El Informe Iron Mountain no fue ejecutado por encargo de soñadores en torres de marfil, sino por gente con responsabilidad oficial. Es hijo intelectual del Consejo de Relaciones Internacionales (el CFR, de Rockefeller, Kissinger, etc) Asimismo, es indudable que las maniobras perfiladas en el informe ya se están implementando. Con tomar al informe en una mano y el periódico del día en la otra se llega la conclusión de que cada tendencia importante de la vida de los Estados Unidos se alinea con las recomendaciones contenidas en le informe”.

Tantas cosas hasta ahora incomprensibles se vuelven claras como el agua; la ayuda externa, los derroches en materia de gastos, la destrucción de la industria norte-americana, un organismo para los empleos, el control de las armas de los civiles, una fuerza de policía nacional, la desaparición aparente del poderío soviético, un ejército de las Naciones Unidas, el desarme, un banco mundial, una moneda mundial, la entrega de la independencia nacional mediante tratados y la histeria ecológica. El Informe Iron Mountain ya ha creado nuestro presente. En este momento está modelando nuestro futuro.
subir.jpg
El Movimiento Ecologista

El movimiento ecologista no es nuevo, ni tiene sus orígenes en 1970 con la declaración del Día de la Tierra en Washington. Tampoco lo es el movimiento “conservacionista” que se atribuye la intención de “preservar” la naturaleza fuera del alcance de los seres humanos. Algunos creen que el asunto del conservacionismo se remonta al veneciano Giammaria Ortes, que escribió un “ensayo sobre la población” del mismo tono sombrío que el de Thomas Malthus, quien lo plagió sin vergüenza alguna. También influyó Giammaria Ortes sobre el inglés Bernard Mandeville (1670-1733), quien afirmaba que “la bestialidad y el mal son el estado natural del hombre”, quizás influenciado por su experiencia personal de convivencia entre la aristocracia inglesa. Ese enfoque tan poco acertado sobre la naturaleza humana prendió en algunos pensadores ingleses como Adam Smith, Jeremy Bentham, Thomas Hobbes, John Locke y por supuesto, en Thomas Malthus.

La filosofía Ortes-Mandeville-Malthus es la base del pensamiento y la acción de la Corona Británica desde entonces. Esa filosofía es la que guía a la Sociedad Mont Pelerin, (fundada por el economista austriaco Friedrich von Hayek), que se expresa a través de boca de uno de sus guías espirituales, el “católico conservador” Michael Novak, cuando afirma que “Ningún orden humano inteligente… se puede administrar en base a los preceptos cristianos… Una economía libre… no puede ser una economía cristiana. La única posibilidad realista es construir una economía para peca-dores: la única mayoría moral.

Ni qué decir que este espíritu era el imperante entre las noblezas de Europa, desde la rusa, dando la vuelta por Grecia, Rumania, Austria-Hungría, Italia, España, Francia, pasando por las casas menores hasta terminar en la británica. La elite real era la que por derecho divino era la dueña del mundo y los vasallos apenas si tenían una “franquicia” real para realizar sus actividades. Lo que conocemos hoy como G300 ya se había comenzado a gestar cuando las familias banqueras se elevaron a un nivel de poder igual al de los reyes y emperadores, puesto que sin sus préstamos, los reinos e imperios no podían financiar ejércitos ni guerras.

Inglaterra ha sido la pionera en el tema “conservación”, entendiendo a este término como el de “conservar los recursos naturales y materias primas” para uso exclusivo de la Corona Británica. Ya se vio la manera en que Inglaterra dominó a la China a través de la introducción del opio en su población, haciendo adictos a millones de chinos que, con la voluntad quebrada y su resistencia desaparecida, se convirtieron en mano de obra esclava. En la India como en el resto de las colonias en el Sudeste Asiático, se trabajaba para recibir la ración de “ganja”, el producto del cannabis sátiva, la marihuana, o hashis, según su concentración.

Para asegurar que la población nativa no consumiese (alimentación, energía, etc) recursos naturales que no les pertenecían por mandato divino (y decreto de la reina), los colonizadores se preocuparon de que las poblaciones nativas de sus colonias no aumentaran en número. En África comenzaron a crear “vedados” o “cotos de caza” privados a los que sólo los nobles ingleses y demás miembros de la raza blanca sajona podían ingresar. Sucedía que las poblaciones nativas habían adquirido a lo largo de miles de años, la pésima costumbre de querer alimentarse y mantenerse vivos. Para ello debían cazar o recolectar, sembrar y cosechar, y eso no se podía permitir.

Para asegurar el mantenimiento de esos “vedados” se constituyó en la metrópoli una serie de organizaciones destinadas a tal efecto. En 1826, cuando ya la teoría de Malthus era política oficial del Imperio y de la Compañía de las Indias Orientales, sir Stamford Raffles fundó a la Sociedad Zoológica de Londres. Raffles había sido virrey de la India y fundador de Singapur. También inspiró la creación de las sociedades zoológicas de Nueva York y Francfort. En 1930 se funda la Real Sociedad Geográfica, (Royal Geographic Society), que patrocinó importantes expediciones coloniales al África, como las de Livingstone y Sir Richard Burton. Las juntas directivas de ambas sociedades casi no se diferencian entre sí y están formadas con abrumadora mayoría de nobles ingleses. El príncipe Felipe de Edimburgo, dueño y señor del WWF fue presidente de la SZL en los años 70.

En 1903 se funda la Sociedad de Conservación de la Fauna y la Flora, (su nombre original era Sociedad de Conservación de la Fauna Silvestre del Imperio) es la segunda en antigüedad entre las organizaciones conservacionistas del Imperio, después de de Real Sociedad para la Protección de las Aves, fundada en 1889. Su protección hacia las aves y otros bichitos no parece haberse extendido a la especie humana porque junto con la Real Sociedad Eugenésica (la que propugna la pureza racial y las limpiezas étnicas al estilo Nazi) apadrinaron la fundación de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y al World Wildlife Foundation. Desde su fundación su sede estuvo en el Zoológico de Londres y su patrona es la reina Isabel II.
El carácter político, lejos del afán conservacionista de estas organizaciones, se manifiesta en sus jefes y directores: sus vicepresidentes fundadores, lores Milner, Grey, Cromer, Minto, y Curzon, fueron todos procónsules imperiales, en África e India. Sir Peter Scott, uno de los fundadores del WWF desde los años 60 hasta su muerte en 1989, presidente de Fauna y Flora, dijo una vez, “Como el Imperio en aquel entonces cubría cerca de una cuarta parte del globo, lo usamos como punto de partida para la internacionalización del incipiente movimiento de conservación de la vida silvestre”.

El principal objetivo de Flora y Fauna era ampliar a todo el mundo el sistema de parques nacionales, para conseguir afianzar sus intenciones de dominar el territorio y preservar los recursos naturales para uso de la Corona. En 1933, 1938 y 1953 realizó conferencias para organizar nuevos parques. Su secretario, el coronel Stevenson Hamilton fue el creador del Parque Nacional Kruger de Sudáfrica.

Más tarde, y con licencia real se creó la organización Conservación de la Naturaleza (Nature Conservancy), uno de los cuartro organismos de investigación del Consejo de la Reina. Esta organización fue una de las más poderosas operaciones encubiertas de posguerra que hiciera la Corona. El secretario permanente del presidente del Consejo de la Reina, Max Nicholson, redactó la legislación constituyente del Nature Conservancy. Se encargó también de trazar las principales estrategias y tácticas del movimiento ecologista mundial para las décadas siguientes. Fue Nicholson quien inició la campaña contra el DDT que más tarde popularizara Rachel Carson; redactó la constitución del IUCN; organizó y presidió la comisión fundadora del WWF en 1961 y eligió como primer presidente del WWF a sir Peter Scout. En 1970 publicó un libro sobre los orígenes del movimiento ecologista de posguerra, cuyo subtítulo era muy sugestivo: “Guía para los nuevos amos de la Tierra”.

La IUCN, que por sus siglas en inglés significa Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, está formalmente vinculada a las Naciones Unidas y fue fundada en 1948 por Sir Julian Huxley, con una constitución redactada por el Ministerio de Relaciones Exteriores Británico (Foreign Office). El WWF se fundó inicial-mente para proveer la financiación del IUCN y muchas de las comisiones de la IUCN están controladas por “Flora y Fauna”. La IUCN considera que su misión principal es la conservación de la “biodiversidad”. Junto con el UNEP (Programa Ambiental de las Naciones Unidas) y el World Resources Institute, la IUCN emprendió una “estrategia global de la biodiversidad”, que inspira y dirige los planes de conservación y entorpecimiento del desarrollo de muchas naciones.
subir.jpg
Quizá sea una sorpresa para muchos, pero la UNESCO, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, que fue fundada en 1946 por Sir Julian Huxley, define en su documento de fundación la doble misión de la UNESCO: popularizar la necesidad de la eugenesia, y proteger la vida silvestre mediante la creación de parques nacionales, especialmente en África. Entre las organizaciones sospechosas de impulsar la eugenesia, el control de la natalidad obligatorio, la reducción de la población, y otras aberraciones viene a continuación el Programa Ambiental de las Naciones Unidas (UNEP) formado en la conferencia de las Naciones Unidas sobre el medio ambiente, de 1972, la nefasta Cumbre de Río, organizada por Maurice Strong, también fundador del WWF.

La lista de organizaciones creadas para “proteger, defender, preservar y conservar” el medio ambiente no tienen relación alguna con la intención o el propósito de “mejorar la condición humana”, sino con el definitivo propósito de deshacerse de la mayor cantidad posible de seres humanos, sobre todos de aquellos que no se encuadran dentro de los términos acotados por la definición eugenésica de “ser humano” de estas organizaciones. Las declaraciones de los miembros más conspicuos y respetados del movimiento ecologista a veces causan escalofríos, pero vale la pena recordar algunos ejemplos.

Del Príncipe Felipe de Edimburgo se recuerda las siguientes frases:

“Hay que podar la población. El proyecto de la Organización Mundial de la Salud para erradicar la malaria en Sri Lanka en los años de posguerra, consiguió ese objetivo. Pero ahora el problema es que Sri Lanka debe alimentar el triple de bocas, procurar el triple de empleos y de vivienda, energía educación, hospitales y tierra para poder mantener el mismo nivel de vida. Con razón ha sufrido el ambiente natural y la vida silvestre de Sri Lanka. El hecho es que los programas de auxilio con las mejores intenciones tienen culpa de esos problemas, al menos en parte.” Esto lo dijo al recibir el título honorario de la Universidad de Ontario Occidental, Canadá, 1 de julio de 1983.

De manera que, en la visión de Felipe, lo mejor no es realizar programas de ayuda bienintencionados, sino que lo ideal para el ambiente sería impulsar programas dedicados a la eliminación de la mayor cantidad posible de seres humanos. Imbuidos de ese espíritu se lanzaron a la espantosa campaña de prohibir al DDT que casi había conseguido erradicar la malaria en el mundo, a costa de tener que alimentar a más gente sana después. Pero, de dónde habré sacado yo esa idea tan maligna sobre el amor que Felipe le tiene a los seres humanos, en especial a los de piel marrón oscura?: “En caso de reencarnar, me gustaría volver como un virus mortífero, y ayudar en algo a aliviar la superpoblación.” (Felipe de Edimburgo, en su prólogo a People As Animals, de Fleur Cowles, 1986.)

¿Por qué este espíritu tan poco cristiano? ¿Cuál es la causa para esta ausencia absoluta de bondad? Bertrand Russell, filósofo inglés ganador una vez del premio Nóbel de la Paz, (a pesar de haber demandado insistentemente a Winston Churchill que arrojase la Bomba Atómica sobre Moscú tras terminar la II Guerra Mundial) en su libro, “El Impacto de la Ciencia Sobre la Sociedad”, 1953, pp. 102-104, nos hace saber que: “Los malos tiempos, como usted los llama, son excepcionales y se los puede enfrentar con métodos excepcionales. Esto ha sido más o menos cierto durante la luna de miel del industrialismo, pero no seguirá siendo cierto a menos de que disminuya enormemente la población del mundo. La guerra, hasta ahora, no ha tenido un efecto muy grande en este aumento, que continuó a lo largo de las dos Guerras Mundiales, La guerra ha sido frustrante a este respecto, pero tal vez la guerra bacteriológica resulte más efectiva. Si en cada generación se propagase por el mundo una Peste Negra, los sobrevivientes podrían procrear libremente sin llenar demasiado el mundo. Quizás el estado de cosas sea algo desagradable, pero ¿y qué? Las personas verdaderamente nobles son indiferentes a la felicidad, especialmente la ajena.”

¿Será la “nobleza” del Príncipe Felipe la que le hace tan indiferente a la felicidad ajena, a pesar de que se preocupe tanto por la felicidad de los animalitos de la selva? No creo que Felipe se preocupe por los animalitos de la selva, dado que nunca ha dado pruebas de hacerlo. El WWF que fundó en 1961 no tiene la intención de salvar animales de la extinción. En enero de 1961, meses antes de fundar al WWF, el príncipe Felipe causó una conmoción en los medios conservacionistas tras haber estado cazando tigres de Bengala en la India, en una expedición del Rajá de Jai-pur, y pocos días después, haber disparado sobre una rinoceronte con cría, a la que dejó huérfana y destinada a morir de inanición. Para colmo, la rinoceronte era de una especie en peligro de extinción, con sólo 250 ejemplares en todo el mundo.

La verdadera intención de la creación del WWF fue crear focos de desestabilización política en África, creando parques nacionales que sirvieran de refugio para las guerrillas de los diversos países Africanos. Precisamente, los guerrilleros utus que invadieron Ruanda causando la increíble y espantosa masacre de 1.500.000 de tutsis, partieron de los Parques Nacionales de los Gorilas, en Uganda, Virunga, (Zaire) y de los Volcanes (Ruanda), donde gozaban de la protección del WWF y, según acusa el Congreso Nacional Africano, el WWF les proveyó de material paramilitar (bazookas, AK-47, munición, granadas, etc) que habían transportado allí “para combatir a los cazadores furtivos de elefantes”.

El Genocidio de Ruanda

Hasta abril de 1994, la población de Ruanda era de unos 7.200.000 habitantes. Para septiembre habían muerto ya más de cien mil. La Agencia de Desarrollo Internacional de EEUU calcula que 2,5 millones de ruandeses fueron desplazados dentro de la propia Ruanda. En esa cifra se incluye a 1,3 millones que se trasladaron a la antigua zona francesa de seguridad ubicada al sudoeste del país. Otros 2.3 millones están refugiados fuera de Ruanda: 1.5 millones en Zaire, 0.2 millones en Burundi, 0.5 en Tanzania y Uganda. Es decir, 6 millones de personas, el 80,6% de la población ha muerto o expulsado. ¿Podríamos sospechar que el G300, Inglaterra y las Naciones Unidas tuvieron alguna responsabilidad en esta hecatombe?

Ruanda fue aniquilada, despedazada; su población exterminada, y todo por obra y gracia de Yoweri Museveni, el dictador de Uganda, y de la Ministra de Fomento de Ultramar Británica, Lady Lynda Chalker. La tragedia de Ruanda no comenzó con el asesinato del presidente Juvenal Habyarimana el 6 de abril de 1994, sino con la invasión de Ruanda que, con el respaldo británico, realizó el alto mando del ejército Ugandés en octubre de 1990.

Los Parques Nacionales vedados al Hombre

Examinar el mapa de sistemas parques naturales de África es una experiencia muy instructiva. El tamaño total de estos parques y reservas naturales es sorprendente. El parque Kruger de Sudáfrica, por ejemplo, tiene una superficie igual a la del estado de Massachussets en EEEUU, mientras que el descomunal complejo de parques de Zambia es más grande Gran Bretaña. Pero lo significativo y alarmante es que los parques están situados en las fronteras entre dos y hasta tres naciones, que se juntan para formar parques bi-nacionales y tri-nacionales que sobrepasan las fronteras.
subir.jpg
Estos parques no están ubicados en esas regiones por cuestiones estéticas o de conveniencia ecológica o de conservación. A diferencia de Europa, donde las fronteras están generalmente demarcadas por regiones montañosas y ríos, las fronteras de los países Africanos fueron dibujadas arbitrariamente por las potencias Europeas en sus conferencias imperiales. Inglaterra es conocida por su afición a crear naciones nuevas y hacer desaparecer las viejas, según su conveniencia. Dos casos paradigmáticos recientes fueron el Estado de Israel y Kuwait.

No hay nada especial en las fronteras de los países Africanos que no se pueda encontrar al interior de los mismos. La ubicación de los parques nacionales en las fronteras tiene el propósito bien claro de practicar la desestabilización de África.

La creación de parques nacionales y reservas en África muestra dos fases distintas. La primera fase fue la preservación, con acceso reservado a la élite colonial blanca bajo el supuesto de preservar el linaje de las especies preferidas para sus cacerías y trofeos. Las autoridades coloniales desalojaban a las poblaciones nativas de extensas regiones que declaraban “vedadas a la caza”, y se impedía a la población nativa que cazara para su subsistencia. Es la herencia normanda de la realeza inglesa, que recuerda a los bosques vedados de Sherwood donde Robin Hood supuestamente robaba a los ricos para entregarles a los pobres. Cuentos para niños. Pero la costumbre existía, y se transplantó a los nuevos dominios reales de África.

Tras la II Guerra Mundial se inició la segunda fase: la conservación. La cacería se fue prohibiendo para todos y la obsesión ritual de la élite colonial por la caza se reemplazó gradualmente por la “conciencia ecológica” y la adoración a Gaia. Los”parques nacionales” reemplazaron las “reservas de caza,” y las Leicas, Rolleiflex y Nikon reemplazaron a los Mauser, Purdey y Holland & Holland. El 600 Nitro Express dejó paso a las 36 exposiciones, 35 mm, 100 ASA/21 DIN.

Los acuerdos y conferencias internacionales (realizados en Europa entre las potencias coloniales) decidieron la suerte de los nativos Africanos y su derecho a no cazar nada, ya que hasta se les prohibió el uso de redes y trampas tradicionales incluso fuera de los parques nacionales “vedados”. Al mismo tiempo, se reafirmó el acuerdo conjunto previo entre las autoridades coloniales inglesas, alemanas, portuguesas, francesas, holandesas e italianas de prohibirles a los nativos el uso de las armas de fuego. Los parques y reservas naturales constituidas por los acuerdos de 1900 y 1933 establecieron legalmente fronteras internas dentro de las colonias que los nativos no pueden cruzar con el pretexto de la conservación de la vida silvestre. Estas fronteras internas, que forman enclaves coloniales, continúan funcionando aún después de que las colonias obtuvieran su independencia.

Para poder comprender a fondo la farsa, y el fraude al público que aportó su dinero, que ha significado la creación y funcionamiento del World Wide Fund, más tarde Worldwide Fund for Nature, o WWF como protector y salvador de animales en peligro de extinción, deberían leer el Capítulo 16, de mi libro Ecología: Mitos y Fraudes [*], en este mismo sitio: WWF: World Wide Fraud?[**]. Allí conocerán el Informe Marfil Negro, de un cazador contratado por el WWF en 1972 para analizar el estado de la fauna de caza en Kenia y que, una vez entregado le costó tres días de palizas y torturas en la famosa comisaría de Langatta Road, en Nairobi, porque había descubierto que la familia del presidente Jomo Kenyatta era la principal involucrada en la cacería ilegal y el tráfico de marfil y cuernos de rinoceronte a Oriente. Sabrán que mientras Ian Parker recibía su paliza y amenazas de muerte para mantener la boca cerrada, el presidente internacional del WWF, Príncipe Bernardo de Holanda premiaba a Kenyatta con la Orden del Arca Dorada, especialmente creada para él, “por haber salvado al rinoceronte”.

Podrá leer las conclusiones del Informe del Profesor John Phillipson, de la Universidad de Oxford, cuando terminó una auditoría solicitada por el mismo WWF sobre la efectividad de la organización para desarrollar su misión “salvadora”. El informe Phillipson, un prolijo ladrillo de 252 páginas concluye que lo que menos hacía el WWF era “salvar especies”.

También sabrá que en 1963, siete años antes de cambiar su informe por una paliza, el cazador profesional Ian Parker recibió el encargo del WWF de eliminar a 2500 elefantes de una región y de paso liquidar a 4.000 hipopótamos en la misma operación. La excusa era la maltusiana tesis de que “había que matar a algunos para evitar que la superpoblación acabase con toda la especie”. Quizás no sabía usted que la African Wildlife Leadership Foundation, fundada por Russell Train, (ex administrador de la EPA), presidente del WWF de Estados Unidos, también contrató a Parker en 1975 (tres años después de la paliza histórica) para que matara prácticamente a todos los elefantes de Ruanda, con el argumento de que los ruandeses eran incapaces de proteger al mismo tiempo a los elefantes y a los gorilas de las montañas.

Y qué diría si usted fuese ecologista (o conservacionista) honesto y bien intencionado, y se enterase de que el príncipe Felipe y su WWF premiaron en 1986 con una medalla de oro al ex mercenario rhodesiano Clem Coetzee por supervisar la exitosa matanza de 44.000 elefantes en Zimbabwe, porque el WWF aducía que era necesario para proteger al ambiente. El director general del WWF, Dehaes, cuando entregó la medalla dijo que la “obra” de Coetzee era “un modelo para toda África”. En realidad, la matanza se hizo impulsada por un plan del FMI para liberar espacio para granjas que producirían carne para el Mercado Común Europeo. En la primera feria, se descubrió que el ganado estaba enfermo de aftosa y los planes de la exportación de ganado se esfumaron para siempre. Pero Zimbabwe se quedó cargando la deuda con el FMI y sin ningún elefante más.

De los 110 millones de dólares (libres de impuestos) que Felipe y su WWF habían recaudado hasta 1980 para “salvar al rinoceronte”, sólo habían invertido menos de cien mil. En ese mismo lapso, la población de rinocerontes se había reducido en un 95,5% gracias en gran parte, a Jomo Kenyatta, su familia y los guardias del WWF del cráter del Ngorongoro. El WWF financió un programa de guardias en el cráter para proteger desde 1964 a los 108 rinocerontes que aún quedaban allí. Pero para 1981 sólo quedaban 20. Sin embargo ninguna de las tres unidades de guardias militarizados había capturado a ningún cazador furtivo en años. Ese mismo año una testigo le dirigió una carta a la African Wildlife Leadership Foundation de Nairobi, que da algunas pistas sobre adonde fue a para el dinero del WWF y qué pasó en realidad con los rinocerontes: “La testigo informó en su carta que los guardias del WWF habían matado a dos rinocerontes machos y malherido a una hembra, “todo a la luz del día”,. Y concluyó: “¿No está bastante claro lo que pasa en el cráter?”

También pregunto yo, “¿No está claro lo que pasa con el WWF del príncipe Felipe, y el movimiento ecologista multinacional?
subir.jpg
El Memorando Estudio de Seguridad Nacional (NSSM) 200

Cabe ahora mencionar el Memorando NSSM-200, emitido por Henry Kissinger y su Consejo de Seguridad Nacional en 1974, titulado “Implicaciones del Crecimiento de la Población Mundial para la Seguridad y los Intereses de los Estados Unidos”, que recomendaba dirigir un programa de reducción de la población de 13 países del Tercer Mundo, productores de las materia primas necesarias para los Estados Unidos. Kissinger indicaba en su escrito que: “los desembolsos para combatir la natalidad son mucho más rentables que los destinados a incrementar la producción por medio de inversiones directas en irrigación, o en proyectos para generar energía y construir fábricas”. O lo que es lo mismo, aumentar la población de los países del tercer mundo y su nivel de vida sale caro. Las elites quieren reducir esas poblaciones a un nivel de mera subsistencia a fin de reducir al mínimo los costos de producir materias primas en las tierras que quieren usurparles. Todo ello en nombre de la ecología mundial, por supuesto.

Maurice Strong y el Fin del Mundo

Larry Abraham publicó en 1993 un libro titulado The Greening (El Verdecer), donde realiza unas impresionantes y esclarecedoras revelaciones sobre el movimiento ecologista y la amenaza que representa para la humanidad e, irónicamente, para el medio ambiente. Abraham nos habla de gente “peligrosa”. Naturalmente, todos los integrantes del G300 son peligrosos. No se detendrán ante nada. Jamás lo han hecho. Nos relata Abraham que Daniel Wood, de la revista West, entrevistó en mayo 1990 a Maurice Strong. El espíritu de lo dicho en la entrevista se puede resumir en la conclusión que hace el mismo Strong: “La única manera de salvar al planeta de la destrucción es que las civilizaciones industrializadas se derrumben”.

Dice Word que Strong imagina una novela que le gustaría escribir y le describe su argumento. En la trama de la novela, el Foro Económico Mundial se reúne en Davos, Suiza. Más de mil jefes de Estado, primeros ministros, ministros de economía y académicos se reúnen para asistir a reuniones y fijar agendas económicas para el año entrante. “¿Qué ocurriría” dice Strong, “si un pequeño grupo de estos líderes del mundo (funcionarios del G300?) llegara a la conclusión de que el mayor riesgo que corre la Tierra proviene de las acciones de los países ricos? Y para que el mundo sobreviva, esos países ricos deberán firmar un tratado que reduzca su impacto sobre el medio ambiente, ¿Lo harán?”

Es evidente que todo esto nos suena familiar a toda la atmósfera que rodea las catástrofes anunciadas por la Letanía Verde; inminentes y espantosos Apocalipsis que exterminarán a la vida sobre la Tierra, si la humanidad no hace lo que los políticos y científicos a sueldo del G300 dicen que tiene que hacer: derrumbar la civilización industrial. Firmar el Tratado de Kyoto. Sigamos oyendo a Wood y su escalofriante entrevista con Maurice Strong: “La conclusión del grupo es ‘no’. Los países ricos no lo harán. No cambiarán. Así que para salvar al planeta, el grupo decide que la única esperanza del mundo es que las civilizaciones industrializadas se derrumben. Así que nuestra responsabilidad es lograr que eso ocurra”

“Este grupo de líderes del mundo”, continúa, “forma una sociedad secreta (¿el G300?) cuyo objetivo es ocasionar un derrumbe económico… No son terroristas, son líderes mundiales. Se han ubicado en puestos claves de los mercados mundiales de productos y acciones de la bolsa y maquinado una situación de pánico por medio de sus accesos a las bolsas de acciones, las redes de comunicación y el abastecimiento de oro. Acto seguido, impiden que cierren los mercados de la bolsa del mundo. Atascan el engranaje. Contratan a mercenarios que toman como rehenes al resto de los líderes del mundo que se encuentran en Davos. El mercado no puede cerrar, así que los países ricos…” Aquí Strong mueve sus dedos en el gesto de quien arroja por la ventana a una colilla de cigarrillo.

Wood permanece hipnotizado frente a Strong. No se trata de un cuentista, Es Maurice Strong, asiduo de esos líderes mundiales. De hecho, es presidente adjunto del Foro Económico Mundial. Se sienta en el centro mismo del poder. Está en condiciones de poder realizar lo que sueña. Es parte del G300 y puede convencer a sus amigos de hacerlo si lo consideran necesario y es evidente que lo están haciendo. El Tratado de Kyoto es la muestra.

Abraham llega a la conclusión de que el carácter megalómano de las ensoñaciones de Strong habla por sí solo; que se ha rodeado de un grupo de gente que cree en un cercano Apocalipsis y que a su alrededor está apareciendo un culto a la personalidad. Strong, nos dice Abraham, “forma parte de un grupo de elitistas terriblemente peligrosos que realmente creen que son los reyes de los filósofos Platónicos. Sólo ellos son dignos de gobernar al mundo. Al fin y al cabo, sin su luz conductora ‘nada podrá salvar a la humanidad de sí misma.”

CONCLUSIONES

Creo que el mundo podría estar enfrentando realmente un Apocalipsis cercano, pero no de carácter ambiental, no por un cambio climático debido a un levísimo calentamiento. Tampoco sería un Apocalipsis debido a un enfriamiento como el pronosticado para el año 2030, similar al de la Pequeña Edad de Hielo porque el hombre ha desarrollado tecnologías que le permitirán salir adelante, alimentando a la población del mundo con menos tierras de las que dispone ahora, debido a las que se perderán en las latitudes altas por un avance de los hielos.

El Apocalipsis vendrá, si viene, sólo si los países que ya ratificaron el Protocolo de Kyoto implementan las reducciones de dióxido de carbono a las que se han comprometido. Pero el Apocalipsis no será “global” sino Europeo, porque los países del Tercer Mundo, esos llamados ahora “mercados emergentes” no tendrán una elevación de sus costos en la producción y abastecimiento de energía y no perderán competitividad internacional sino que la ganarán ante los países que hayan decidido suicidarse económicamente, o como lo dice Strong, “derrumben su civilización industrial.”

El tiempo dirá. Yo creo que no habrá ni un solo país que realmente reduzca sus emisiones y atente contra sus posibilidades competir en los mercados del mundo. Nadie se pega un tiro en el pie antes de correr el Maratón si quiere ganarlo.
Pero la conclusión final es que el peligro proviene del G300, ese poder en las sombras que decide lo que desayunará usted la semana que viene, si es que deciden que la semana que viene podemos seguir viviendo, que no es poca cosa.
subir.jpg
En el Capítulo 2 del libro de Alan B. Jones, “Cómo Funciona Realmente el Mundo”, se analiza el libro escrito por Carroll Quigley “Tragedy and Hope,” donde afirma: “El capitalismo financiero tiene un objetivo trascendental: crear un sistema de control financiero mundial en manos privadas capaz de dominar el sistema político de cada país y la economía del mundo como un todo”.Todo el problema se reduce a dos palabras: Dinero y Poder y las combinaciones derivadas, es decir: codicia, avaricia, corrupción, etc.

Resulta esclarecedor escuchar lo que dijeron algunos Papas al respecto, en diversas encíclicas. Juan XXIII en su Mater et Magistra de 1961, cuando las cosas no habían llegado al punto actual dijo: “A la libertad de mercado ha sucedido la hegemonía económica; a la avaricia de lucro ha seguido la desenfrenada codicia del predominio; así toda la economía ha llegado a ser horriblemente dura, inexorable y cruel, determinando el servilismo de los poderes públicos a los intereses de grupo y desembocando en el imperialismo internacional del dinero.”

Esto había sido ya descrito por el papa Pío XI en su dura encíclica Cuadragésimo Anno de 1931, que conmemoraba los 40 años de la famosa encíclica de León XIII, Rerum Novarum de 1891. En ambas encíclicas se dice que el capitalismo es un tipo de economía donde unos ponen el capital y otros el trabajo y en las que “ni el capital puede subsistir sin trabajo, ni el trabajo sin capital, lo que no es condenable en sí, ni tampoco de naturaleza viciosa”. Pero el capitalismo es condenable, “cuando el abusa de los obreros y de la clase proletaria con la finalidad y de tal forma que los negocios e incluso toda la economía se pliegan a su exclusiva voluntad y provecho, sin tener en cuenta ni la dignidad humana de los trabajadores, ni el carácter social de la economía, ni aún siquiera la justicia social y el bien común.”

Pío XI define con claridad total lo que estaba sucediendo en 1931 subrayando que no es más que una evolución desde la denuncia de León XIII hasta límites intolerables. Si era intolerable en 1931, ¿qué calificativo debería usarse para describir el estado actual de las cosas? Decía Pío XI: “dueños absolutos del dinero, gobiernan el crédito y lo distribuyen a su gusto; diríase que administran la sangre de la cual vive toda la economía, de tal modo que tienen en sus manos, por así decirlo, el alma de la vida económica, donde nadie puede respirar contra su voluntad. La libre concurrencia se ha destruido a sí misma; la dictadura económica se ha adueñado del mercado libre; al deseo de lucro ha sucedido la desenfrenada ambición de poder; la economía ha devenido horrendamente dura, cruel, atroz”.

Finalmente, Pío XI nos dice que en la lucha por el poder entre las naciones “manan dos ríos diversos: por un lado el ‘nacionalismo’ y también el ‘imperialismo económico’, y del otro el no menos funesto y execrable ‘internacionalismo’ o ‘imperialismo internacional del dinero’, para quien, allí donde se está bien, se encuentra la patria.” El dominio de las políticas de cada una de las naciones y su diseño en base a los intereses de la banca internacional se basa en la aplicación de la llamada Fórmula Rothschild que se atribuye al fundador de esa dinastía de banqueros Meyer Amschel, “Permítanme emitir y controlar la moneda de una nación, y no me preocuparé de quien haga las leyes.”

También el papa Paulo VI se ocupa de este problema que tiende a agravarse con el tiempo. En su Populorum Progressio habla del capitalismo liberal diciendo: “Por desgracia, sobre estas nuevas condiciones de la sociedad ha sido construido un sistema que considera el lucro como el motor esencial del progreso económico; la competencia, como la ley suprema de la economía; la propiedad privada de los medios de producción, como un derecho absoluto, sin límites ni obligaciones sociales correspondientes”.

¿Qué podemos hacer para salvarnos del G300, de su estructura dominante de las finanzas mundiales y sus agendas políticas? En verdad, poco y nada. Primero, porque resulta muy difícil convencer a la gente de la existencia del G300, por otra parte porque la gente todavía cree que podrá mejorar su nivel de vida de su familia, o la del país mediante un esperanzado voto que introduce en una urna. Como dice el Tango, “Despierta, Pierrot”, porque las cosas que no consigamos nosotros, no nos la regalará ningún politicastro.

Pero sí podemos hacer que una de las más poderosas herramientas del G300 pierda su eficacia. Desconfíe del movimiento ecologista, en especial de las poderosas organizaciones que solicitan donaciones en efectivo para “salvar el mundo” de inexistentes peligros. Instruya y eduque a sus hijos en el cuidado del ambiente, en el cuidado y protección de los animales, en la limpieza del entorno familiar y del vecindario, en respetar a sus semejantes, en especial a las personas mayores, a los necesitados y los desposeídos. Pero no permita que le asusten con campañas alarmistas de horribles contaminantes en el aire, con espantosos cánceres que no tienen relación con los químicos que hay en el ambiente. En una palabra: desconfíe del “ecologismo de denuncia”, porque no andan detrás de nuestras billeteras, sino del Poder Mundial Absoluto.
subir.jpg
[1] John Coleman, 1997, “The Conspirators’ Hierarchy: The Comittee of 300,” Editorial WIR. Joseph Holding Corp., Carson City, pp. 63, 199.

* http://www.mitosyfraudes.org/Calen6/Sesgo.html
[2] W. Cleon Skousen, “The Naked Capitalist”, 1970, edición del autor.

[3] Carroll Quigley, 1966, Tragedy and Hope, Macmillan, NY. pág. 236

[4] Carroll Quigley, op. cit. pág. 326

[5] Carroll Quigley, op. cit. pág. 324

[6] W. Cleon Skousen, “The Naked Capitalist”, 1970, edición del autor.

[7] Scott Thompson, “El ‘Club 1001′: la elite que coordina al ecologismo internacional, Informe Especial, octubre-noviembre 1994 de Resumen Ejecutivo de EIR.
* http://www.mitosyfraudes.org/articulos/Bernardo.html
** http://www.mitosyfraudes.org/INDICE/CAP16-WWF.htm
*** El príncipe Bernardo de Holanda admitió en una entrevista hecha antes de su fallecimiento el día 1 de diciembre de 2004 y publicada por el periódico «De Volkskrant», que participó en un soborno en los años ‘70 para influir en la compra de aviones estadounidenses Lockheed, pero negó ser el receptor del dinero. El padre de la reina Beatriz, aclaró antes de su muerte a dos periodistas del citado rotativo que «copió» dos cartas escritas por un amigo en las que se pedía una comisión de un millón de dólares si el Gobierno holandés comparaba los aviones. Bernardo aseguró que el dinero fue destinado a una protectora de animales.

[8] Dope Inc., Executive Intelligence Review, 3ª edición, 1992. EIR PO Box 1390, Washington D.C. EE.UU.

[9] Dr. Kevin McDonald; “David Irving in the context of Jewish Intellectual & Political Activism”, The Barnes Review, Washington, March-April, 2000, pp. 32 y 33.

[10] Robert Gaylor Ross, Sr., Who’s Who of the Elite, RIE, Texas, 1995, pág. 55,105,188,207.

[11] El Complot, 1993, Executive Intelligence Review, Washington, EEUU, pp. 65-81.

  
  
  
  
   
   
subir.jpg
  
  
**********
 
 
''''''''''
etiketado en: Club Bilderberg, Economía, enlaces, Eugenesia, Guerra y Neo-Malthusianos
''''''''''
 
 
subir.jpg
 
 
 

 
Share

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu comentario está pendiente de moderación.