martes, 18 de agosto de 2009

"El Éter"

Éter es un concepto filosófico y científico que denota la existencia de una sustancia fina (ponderable o imponderable) fundamental en la totalidad de la realidad natural.

Breve historia del concepto de éter

Mitología griega

En la mitología griega, el término Éter probablemente fue mencionado por primera vez por Hesiodo como una ilustración del Cielo más elevado o Superior. "Más alto" que éste sólo estaba su "madre" Nix ("La noche") y su padre Erebus ("La Oscuridad"). Por tanto, el Éter surge de la oscuridad, la oscuridad de la noche y la oscuridad del cosmos; su "hermana" es Hemera ("El Día"). En las fábulas de Higinio, el Éter es el "hijo" de Caos, algo no creado con un significado diferente del posterior significado parminidiano de vacío - un significado que también se puede traducir como la oscuridad, el vacío del "Día", donde no se puede ver ni Luz ni Sol. El Caos es quien lo precede todo, pero es del Éter de donde surgen los Cielos, la Tierra y el Mar - siendo el Éter también el "padre" de los Titanes, el Erinias (más tarde las Furias Romanas) que habitan "infiernos", Pan - y, según Cicerón, Júpiter en la mitología romana. El Orfismo presocrático (Clemente de Alexandría, Macrobio, etc.) desplazaron la relación -como una evocación del monoteismo solar de Akhenaton- sustituyendo Caos por Helios, identificado con Dionisio (que se convirtió en el maestro de Éter y Hades). Helios está rodeado por todas partes de Éter, y el orfismo sólo reconocía un dios: Helios-Dionisio. Más adelante Eusebio amalgama este dios con Zeus.

Nacimiento del concepto filosófico

En este remolino de discusiones mitológicas y no filosóficas, Anaxágoras de Clazomena (~siglo 5° AC) contrapuso dos principios - Caos y Nous - por dos tipos de sustancias, Aire y Éter. Caos era el principio de movimiento permanente (y para Anaxágoras todo movimiento era en forma de vórtice), y Nous el principio del imponderable - de "orden", "razón", conocimiento, plasticidad, creación y consistencia. Nous era también el poder de la sustancia más ligera, y por tanto el principio de ligereza o celeridad. Como el Éter también era la sustancia más ligera, Nous era su principio. Toda la materia estaba hecha de Éter y Aire, y creada en virtud del Nous. Más adelante Nous se distorsionará hasta convertirse en la base del concepto filosófico de Razón en la filosofía postsocrática. Aristóteles trató el Éter como la sustancia más fina que llenaba el espacio - un "quinto" elemento en la línea de Aire, Agua, Fuego y Tierra- basándose en el principio de que la naturaleza detestaba el vacío. Así pues, el Éter pasó a ser conocido como la "Quintesencia".

Nacimiento del concepto científico

Éter imponderable

El nacimiento del concepto científico de Éter puede hallarse en el pensamiento Renacentista - en particular en la sustancia "uno y todo" de Espinoza, la noción de Descartes de una ocupación del espacio en forma de vórtice, y la teoría monista de las mónadas de Leibniz. Estos pensamientos sistemáticos diferentes comparten el concepto de una sustancia imponderable que anima toda la realidad física, y son precursores de las teorías modernas de un Éter dinámico. Robert Fludd sugirió que el Éter era "más sutil que la luz", y cita la visión del siglo III de Plotinus sobre las propiedades ubicuas y no materiales de esta sustancia sutil.

Éter (clásico) estacionario y lumínico

Por contra, la noción de un Éter estático, un Éter mecánico gelatinoso tiene sus orígenes clásicos en Newton. En la física del siglo XIX, el postulado de un Éter lumínico se utilizaba para reconciliar la teoría electromagnética de Maxwell y la mecánica newtoniana. Ésto inauguró la breve época del Éter clásico adoptado per Young, Maxwell, Kelvin, Lodge, Lorenz, etc. "Éter o "aether" (aiqhr probablemente de αιθω, yo quemo), una sustancia material de un tipo más sutil que los cuerpos visibles, que supuestamente existe en aquellas partes del espacio que están aparentemente vacías" - así empezaba el artículo sobre el Éter escrito per J.C. Maxwell para la Enciclopedia Británica, y el libro de O. Lodge contra la Relatividad, titulado "El Éter del espacio". La definición anterior encapsula un error que es común a toda una época de física moderna clásica y semiclásica: la idea de que el Éter es más sutil que la materia, pero sin dejar de ser un medio material, ponderable con propiedades electromagnéticas "invisibles". El Éter vino a designar una sustancia estacionaria del espacio que transmitía la luz y permitía medir el movimiento de los cuerpos materiales por el arrastre que supuestamente sufrían. Como la luz exhibía propiedades de onda, las ondas tenían que viajar por un medio "portador de señal" (tal y como las ondas sonoras o las ondas en el agua requieren un medio molecular). No obstante, el resultado nulo del experimento de Michelson-Morley forzó (desde 1887 en adelante) el abandono de todos los modelos clásicos de Éter Estático. Las teorías clásicas del Éter que años atrás eran dominantes (el viejo canon de la Ciencia Oficial) han retenido una cierta vigencia hasta hoy día (son muy populares en los márgenes de la física), en particular en sus variantes de arrastre del Éter (por ej. Dayton Miller). Las transformaciones matemáticas y la invariabilidad de Lorenz - más tarde adoptadas por la Relatividad para excluir todo Éter - fueron enunciadas para preservar la hipótesis del Éter estacionario.

La muerte del Éter clásico y el surgimiento del concepto de campo

La incapacidad de detectar el movimiento de la Tierra a través del Éter puso en cuestión el concepto clásico de Éter, y se dejó de lado formalmente por primera vez en la teoría de la Relatividad Especial de Albert Einstein. El abandono del Éter clásico fue debido igualmente al surgimiento del concepto de campo -de Faraday, pasando por Maxwell hasta Einstein y la Dinámica Cuántica. Ahora el Espacio pasa a ser tratado como algo dado, que está penetrado por campos presentes y propagándose incluso en el vacío careciente de materia ordinaria. Los campos pueden ser electromagnéticos, gravitacionales o supermasivos, y más recientmente se han resucitado con dificultad como una "espuma cuántica", una "espuma espacial", un campo de punto cero (ZPF) o la energía oscura de las partículas ausentes de Higgs.

Teorías modernas del Éter

El desarrollo científico moderno de las teorías del Éter apunta, por contra, en una dirección diferente respecto a las propiedades del Éter, tanto oscuras como sutiles - apunta hacia el concepto de un medio de energía sin masa que tiene propiedades "afotónicas" o no electromagnéticas. La "sutileza" del Éter resulta de su propiedad no inercial o de ausencia de masa, y la "invisibilidad" de su naturaleza oscura o no fotónica. Esto reencuentra Anaxágoras cuando desembarazó el concepto original de Éter de la Mitología Griega.

Éter gravitacional (Einstein)

En el periodo 1910-1925 A. Einstein propuso una interpretación de su Relatividad General que recurría a un Éter del Espacio, un Éter Gravitacional, como responsable de la producción del espacio y de la gravedad como efectos físicos: "Una reflexión más precisa nos enseña, no obstante, que la teoría de la relatividad especial no nos obliga a negar el éter. Podemos asumir la existencia de un éter; sólo (...) tenemos que extraer por abstracción la última característica mecánica que Lorenz aún le ha dejado (...), eso es, su inmovilidad. (...) Negar el éter es en última instancia asumir que el espacio vacío no tiene ningún tipo de cualidad física. (...) Recapitulando, podemos decir que según la teoría de la relatividad general el espacio está dotado de cualidades físicas; en este sentido, pues, existe un éter" (A. Einstein, "Éter y Relatividad", 1920). Más tarde Einstein abandonó esta postura. No obstante, cabe destacar que el concepto de Einstein de un Éter Gravitacional tiene todas las propiedades fundamentales de un Éter Dinámico: es no electromagnético o "afotónico" (es decir, es oscuro); dota el espacio de propiedades físicas, y es no mecánico, es decir, está en un estado de movimiento constante.

El "Nuevo Éter" (ZPE/mCBR)

En 1913, A. Einstein y O. Stern propusieron por primera vez la noción de un baño de calor cósmico cuya función correspondía a su concepto de Energía de Punto Cero (ZPE) que llena el espacio. Aunque este primer concepto de la ZPE fue rechazado, el descubrimiento de una radiación de fondo de microondas cósmicas (mCBR) en 1967 condujo a una reformulación de la hipótesis de la ZPE por modelos estocásticos (T. Boyer) y cuánticos (H. Puthof, B. Haisch). Las teorías modernas de la ZPE tienen en común la noción de que "el estado de vacío" es un campo electromagnético (ZPF) presente incluso cerca del cero absoluto de temperatura, siendo el ZPF homogéneo, isotrópico y sujeto a la invariancia de Lorenz. Este es un concepto híbrido en todas sus formas. En primer lugar, Einstein y Stern no veían que su concepto de baño de calor cósmico fuera equivalente al concepto de un Éter. Lo que ocupaba el espacio era realmente un campo electromagnético. En segundo lugar, las teorías modernas que interpretan el mCBR como el ZPF tienen la misma restricción, y por lo tanto son incapaces de explicar cómo el Éter en realidad produce el mCBR, ni tan sólo las propiedades físicas del Espacio o los campos gravitacionales. Óbviamente, la objeción terminal que se puede hacer en contra de estas teorías es que no consiguen tratar el Espacio como una propiedad del "Nuevo Éter".

Las teorías dinámicas del Éter

Todas las teorías de un Éter dinámico aceptan el resultado nulo del experimento de Michelson-Morley, la ausencia de un arrastre de Éter, y explican este resultado nulo por las propiedades de un Éter sin masa o libre de masa.

La teoría de N. Tesla de una radiación de Éter eléctrica y longitudinal

El primer intento de teorizar un Éter dinámico fue la hipótesis de Nikola Tesla de que la propagación de señales eléctricas era diferente de la generación de señales electromagnéticas, y las primeras hacían posibles estas últimas. Tesla se imaginaba un Éter eléctrico con propiedades incompresibles y radiantes. Presentó evidencia experimental de esta realidad física en sus estudios sobre la transmisión sin hilos de potencia y los estados resonantes de la radiación longitudinal eléctrica que ahora se conoce como radiación Tesla, pero no consiguió proporcionar ningún modelo físico-matematico de esta radiación. Más adelante la teoría de Tesla fue ilegítimamente convertida a la versión dominante de la teoría del campo electromagnético, como si las contribuciones de Tesla formasen parte íntegra de la teoría del electromagnetismo de Maxwell y Herz.

Orgonomía/Orgonometría: La teoría del Dr. W. Reich de la energía orgón

El segundo intento de teorizar un Éter dinámico fue la teoría de la energía orgón de Wilhelm Reich (1940- 1957). El enfoque de Reich estableció los fundamentos para un tratamiento (micro) funcionalista de cantidades y procesos físico-matemáticos, pero no consiguió generar un método consistente capaz de distinguir con éxito las interacciones y propiedades gravitacionales y electromagnéticas, de las interacciones y propiedades "orgonóticas" o libres de masa. La asimilación, exclusiva de Reich, de las propiedades libres de masa con "energía orgón" le impidió darse cuenta de la diferencia entre las manifestaciones eléctricas y no eléctricas del Éter como una forma primaria de energía libre de masa. Esto dejó a sus seguidores anclados en la identificación prematura de Éter con orgón. Además, Reich no se empezó a dar cuenta de que lo que él llamó energía Orgón no era diferente de lo que Tesla pensaba que era "radiación eléctrica de éter" hasta el final de sus investigaciones. La teoría del orgón quedó prisionera de estas limitaciones, y la muerte o asesinato prematuro de W. Reich condenó su continuación y su desarrollo consistente.

El Éter de Cuones/Hadrones del Dr. H. Aspden

El primer modelo convincente y comprensible de un Éter dinámico fue propuesto por Harold Aspden ni más ni menos que en 1958. El modelo de Aspden de un Éter dinámico invoca la existencia de un continuo cuasi balanceado de carga cosmológica poblado por "partículas de Éter", los cuones, que son capaces de condensar pares ordinarios positrón-electrón y no están sujetos a las restricciones de la Relatividad (así pues, son de tipo libre de masa). La teoría de Aspden también se llama modelo del Éter hadrónico porque propone que las redes de Éter también contienen mesones-mu cargados positivamente y gravitones y supergravitones masivos.

Eterometría

Desde 1999, el Dr. Paulo Correa y Alexandra Correa han propuesto un modelo inmanentista-monista de un Éter dinámico imponderable. Este modelo define el Éter como una energía sin masa primaria (energía sin masa oscura) en forma eléctrica (ambipolar) y no eléctrica (calor latente). La energía sin masa también existe en formas secundarias (p.ej. gravitones, "cinetones") y terciarias (p.ej. fotones) asociadas a la materia, y ninguna teoría de un Éter dinámico puede ser completa sin tener en cuenta estas formas de energía sin masa, o sin proporcionar un modelo para la creación de masa-energía a partir de procesos energéticos del Éter. De forma experimental, los Correa han demostrado la existencia de las energías orgón y dorgón de Reich, y las han identificado cuantitativamente como un subespectro contiguo de energía sin masa ambipolar (eléctrica). Una de las características fundamentales de la teoría eterométrica es que las ondas de luz no son ondas que transmiten luz, en el sentido que las ondas necesitan cavalgar o requieren un medio. Es el medio el que ya está formado por ondas, ya es ondulatorio; y lo que transmite el estímulo de luz no es la luz o las ondas electromagnéticas, sino precisamente la radiación Tesla (o el Orgón), la radiación ambipolar a través de sus ondas longitudinales. Así pues, la eterometría aclara la relación entre la transmisión del estímulo de luz y la generación local de todos los fotones de cuerpo negro que en una ocasión fue sugerida por el propio Einstein. Las ondas de luz son locales y solidarias a las partículas de fotón, de total acuerdo con la Mecánica Cuántica, y sin necesidad de recurrir a transformaciones relativistas.

Enlaces externos y lecturas adicionales:

Eterometría:

  • Eterometría


  • Akronos Home


    Akronos Home > Links of Interest


    All Catalogs at a Glance

    Nanobiology

    _____________________________________________
    Espiritualismo y Electromagnetismo
    _____________________________________________

    La teoría clásica del electromagnetismo, que constituyen la base de tecnología de comunicación inalámbrica, se desarrolló en la segunda mitad del siglo 19, que coincide bastante estrechamente con el aumento del espiritualismo, es decir, la creencia en la posibilidad de comunicarse con almas. Curiosamente, parece haber sido alguna relación entre estos dos campos del pensamiento. Aunque los aspectos de lo que más tarde llegó a ser llamado espiritualismo se puede encontrar en todo el siglo 19 (y, de hecho, a través de la historia), el movimiento espiritista moderno se suele considerar que han comenzado en 1848, cuando las hermanas Fox de jóvenes de Nueva York comenzó a celebrar séances , durante el cual mediada mensajes de personas fallecidas. La idea se extendió rápidamente, y por 1854 había miles de "medios" en todo Estados Unidos y Europa - especialmente Inglaterra - todos los que solicita la capacidad de comunicarse con los muertos. La seriedad con estas reclamaciones fueron tomadas por la persona promedio es discutible, pero es notable que muchos bien educada e inteligente pueblo se convirtió en realmente convencido por el principio básico del espiritualismo, y es que las almas humanas individuales sobrevivir y continuar la muerte en algunos modo de existencia en condiciones de interactuar con los vivos. Una idea era que las almas de los difuntos son impresas en un "medio etéreo" que rodea e impregna toda la materia ordinaria.

    El éxito de Isaac Newton de la ley inversa al cuadrado de la gravitación formulada en 1687 dio lugar a un concepto de las fuerzas físicas como una especie de directo "acción a distancia", y esta concepción fue prorrogada para el estudio de las fuerzas eléctricas y magnéticas por científicos de la Ampere y como Coulomb. Sin embargo, a partir de comienzos de los años 1850, James Clerk Maxwell comenzó a concebir de efectos eléctricos y magnéticos de una forma completamente diferente. Basándose en las anteriores sugerencias de Faraday, Maxwell concebido de un omnímodo éter como el mecanismo de incorporación y de las fuerzas de electromagnetismo. Además, puso de manifiesto que este medio etéreo era capaz de transmitir la energía en forma de ondas electromagnéticas a la velocidad de propagación de la luz. De hecho, supone que la luz es una onda electromagnética. Maxwell la síntesis final se publicó en 1873, y en la década de 1880 la realidad de las ondas electromagnéticas fue demostrada por Hertz, que sucedió en la producción y la detección de ellos directamente por medio de circuitos eléctricos oscilantes.

    En un artículo sobre el "Éter" de la Enciclopedia Británica Maxwell escribió

    Éter o Aether (aiqhr probablemente de aiqw grabar) una sustancia material de un tipo más sutil de los órganos visibles, supone que existen en las partes del espacio que son aparentemente vacía ... Sea cual dificultades que puede tener en la formación de una idea coherente de la constitución de el Aether, no cabe duda de que el espacio interplanetario e interestelar no están vacías, pero están ocupados por un material o sustancia, que es sin duda el más grande, y probablemente la más uniforme de los cuales tenemos algún conocimiento. Si esta vasta extensión homogénea isotrópica de materia está equipado no sólo para ser un medio de interacción física entre los órganos distantes, y para cumplir otras funciones físicas de los cuales, tal vez, tenemos todavía no concepción, sino también ... para constituir el organismo de los seres materiales el ejercicio de funciones de la vida y la mente como de alto o más alto que el nuestro en la actualidad - es una cuestión mucho más allá de los límites físicos de la especulación.
    ...

    Sin acabar

    :::::::::::::::::::::::arriba:::::::::::::::::::::::

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    Tu comentario está pendiente de moderación.